AMLO reitera eliminación del fracking
El Presidente señaló que la práctica del fracking se eliminó, pero reportes recientes apuntan a que Pemex continúa operando con este sistema en Puebla

El Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió esta mañana en que no se han otorgado permisos para sacar combustibles por el método de fracking, a pesar de que organizaciones civiles acusan que este Gobierno sí los aprobó.

“No es de esa manera, de acuerdo al informe de Pemex. Sí hubo permisos, pero no para el uso de fracking, para hacer exploraciones con métodos tradicionales”, aclaró durante su conferencia de prensa matutina.

El mandatario mexicano informó que Octavio Romero Oropeza, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), le envió ayer un documento en el que se establece “que no hay permisos otorgados con propósitos no convencionales”.

Desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional, aseguró que el texto es “para que vean que en este Gobierno los compromisos se cumplen”.

Asimismo, recordó que desde ayer dijo que no era cierta la información sobre la supuesta entrega de permisos para utilizar el fracking, “porque nadie se puede atrever a desconocer una disposición, nadie lo haría. Más tarde me mandó la nota”.

“Ya está eliminada la práctica del fracking, como también el uso del maíz transgénico, como el otorgamiento para la explotación minera a cielo abierto y otras medidas de protección al medio ambiente”, afirmó el Jefe del Ejecutivo federal.

ONG: PEMEX OPERA 3 POZOZ CON FRACKING

Durante una madrugada en Pantepec, Puebla, un olor a huevo podrido despertó a la población. Lo que encontraron fueron contenedores en un pozo de Petróleos Mexicanos (Pemex), de más de 4 mil metros de profundidad, que desconocían. En él, la empresa produce hidrocarburos a través del fracking. El aroma provocó en la población poblana dolor de cabeza, irritación en los ojos, dolor de garganta y náuseas.

“Se empezó a tener intoxicación de personal trabajando en el pozo, a menos de un kilómetro de la comunidad y a escasos metros de milpas y naranjales [parcelas con fisuras en la tierra y vertidos de petróleo]. Difícilmente se puede vivir en una situación así”, dijo Guadalupe Pérez, habitante de Pantepec.

Lamentó que a la represión del caciquismo en su comunidad, El Tablón –por la que su padre lleva 30 años desaparecido–, ahora se sume esta afectación, a su derecho a la salud, al medio ambiente sano y al acceso a información oportuna por parte de Pemex.

A la Secretaria de Energía Rocío Nahle García de manera directa se le envió esa información, dijo Pérez, sin embargo no se obtuvo una respuesta puntual. Después, el 12 de abril de 2019, la denunciante presentó en conjunto una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). “Lo último que nos han dicho es que han hecho requerimientos a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente de la Secretaría de Medio Ambiente y hasta ahí ha quedado”, expuso.

Este martes, la Alianza Mexicana contra el Fracking reveló que de los cinco pozos autorizados en 2018, tres siguen operando, pese al compromiso del Presidente Andrés Manuel López Obrador de prohibir el fracking. Los pozos activos son el de Coatzintla, en Veracruz; el ubicado en Jiménez, Tamaulipas y el de Pantepec en Puebla, que empezó a construirse en agosto de 2018 y que culminó en enero de 2019.

El estudio que presentó la Alianza demostró que hasta 2019, los pozos Maxochitl, en el municipio Venustiano Carranza del estado de Puebla; Kaneni, en Castillo de Teayo, Veracruz; y el de Pankiwi, en Pantepec, producían hidrocarburos con el aval de un Plan de Exploración y Producción de Pemex.

“Si en un primer momento tuvimos esas complicaciones, la preocupación mayor es qué consecuencias a largo plazo vamos a tener como comunidad”, comentó la habitante de Pantepec. Pemex retiró los contenedores, pero sigue el pozo Pankiwi produciendo.