Foto: Tomada de Internet
Miguel Herrera no la tiene fácil, hoy se enfrenta no sólo a un equipo rival, sino a los seguidores de Las Águilas

El América ha caminado con la tristeza del abucheo de su gente en el Estadio Azteca. El regreso de Miguel Herrera a Santa Úrsula comenzó mal, tanto, que las dos derrotas que suma, una en Liga y otra en Copa, han sembrado dudas, justo en el peor momento: antes de enfrentar a Pumas.

El Piojo reconoce que han quedado a deber en su Nido. Los descalabros tan prematuros con Querétaro y Atlas tienen que ser revertidos esta noche, de acuerdo con el estratega emplumado, para volver a alegrar a su parcialidad en el primer clásico de la temporada.

“Estamos en deuda. La afición quiere vernos ganar en su casa, no sólo fuera de casa. Quieren salir contentos y con la satisfacción de que hicimos un buen partido y conseguimos tres puntos. ¡Claro que estamos en deuda!”, acepta el estratega americanista.

En fase regular, América no ha perdido con su enemigo universitario como local en los últimos tres encuentros disputados (dos triunfos y un empate).

    “El equipo está concentrado para el partido y el rival es un muy buen sinodal para dejar contenta a la gente con un buen resultado”, expresa Herrera.

Cuando el partido es en la casa águila, la afición universitaria suele acudir en gran número. Gerardo Alcoba, zaguero auriazul, dijo el jueves que se siente más cómodo en el Azteca.

Pensamiento sustentado en que los alaridos de la fanaticada de Pumas suelen ser más ruidosos que los de sus pares americanistas.

 

Sin embargo, el Piojo descarta que los seguidores felinos sean mayoría hoy. Le suena raro, ilógico que sea así.

“Es obvio que el equipo que más afición tiene en México es el América. Entonces también es un poco ilógico pensar que el equipo de enfrente meta más gente a tu casa. Es un juego de palabras que siempre dicen los rivales buscando la situación de engancharse”, analiza.

Para hoy, Herrera tiene la duda de colocar en su once inicial a Cecilio Domínguez y Oribe Peralta, quienes presentaron molestias físicas en la semana.

Mas es prácticamente un hecho que el timonel azulcrema alineará a lo mejor que tiene. Necesita a sus artilleros listos para que el América evite la tercera derrota en casa al hilo en el Azteca.