Foto: Tomada de Internet
La actriz habló con la revista Parents sobre como criar a un hijo feminista, los estereotipos de las madres en Hollywood y el activismo sobre la migración.

El hijo de Eva Longoria y Pepe Bastón, Santiago Enrique, acaba de cumplir 1 año.

El pequeño regordete, con sus dientes apenas saliendo, va a todos lados con ella.

En el set de su nueva serie para la cadena ABC “El Gran Hotel”, como productora ejecutiva y en algunas ocasiones directora, Longoria contrató mujeres para casi todo el staff de producción.

La actriz platicó con la revista Parents sobre “Toting Santi” o “Santi, el Dientitos”, como lo llama ella. No es solo el hecho de estar con él y pasar tiempo, es exponerlo a un mundo más grande y crear en él conciencia social.

“Siento que ahora hay más presión de criar a un buen hombre en este mundo actual, y asegurarse de que entienda la igualdad y el feminismo. Pero no es solo de decírselo sino mostrárselo en su día a día.”

Foto: Tomada de Facebook

Santi también viajó con ella y otros actores a uno de los centros de apoyo a los migrantes en Tijuana, México, en marzo. Además, mencionó “las familias deben estar juntas” en el post de Instagram cuando anunció el nacimiento de Santi.

Haciendo su parte por las mujeres

La actriz conocida por su participación en “Esposas Desesperadas”, y que estará en la producción de “Dora la exploradora y la Ciudad Perdida de Oro”, comentó que Hollywood tiende a ver a las madres con cierto lente:

“Creo que debe haber una normalización para que Hollywood acepte a las madres en un aspecto más grande, muchas veces ya no te dan los papeles sexis o te hacen esperar hasta que estés en cierta forma física para verte de alguna manera”.

Como fundadora de la organización “Times Up movement”, Longoria defiende los derechos de trabajo de las mujeres atrás de cámara.

Ella retornó al trabajo seis semanas después de dar a luz comentando: “dar pecho mientras trabajas es algo duro. Me ayudó que Santi es un bebe de ensueño, pues ha viajado conmigo a 4 continentes durante sus primeros 12 meses de vida, él está sano, es alegre, es dulce, come y se duerme, realmente lo ha hecho fácil para nosotros”.

Tener un niño es dejar pasar proyectos en los que ella sabe no podrá dar el 100%, pero también tener una vista del futuro siempre presente.

“Necesito asegurarme de que estoy haciendo mi parte para dejar un mejor lugar en el mundo, para él y para todos los niños de nuestro futuro”.