Discurso. Según autoridades de Salud, se cuenta con trajes e insumos necesarios, pero la realidad es otra. ESPECIAL
“En caso de llegar un infectado a algún hospital, para cuando se detecte ya contagió a pacientes y personal médico”

CDMX.- Aunque en todo el país, los secretarios de Salud al igual que el gobierno federal aseguran que se cuenta con los insumos necesarios y la capacitación de todo el personal médico para enfrentar el Coronavirus, la realidad es totalmente opuesta.

De acuerdo con usuarios del sistema de Salud en el país, es notoria la falta de personal en clínicas y hospitales, falta de equipamiento y sobre todo de abasto de medicinas e insumos y los hechos contradicen las posturas oficiales.

Desde antes de que se confirmaran los primeros casos en Chiapas, Coahuila, Sinaloa, Nuevo León y Ciudad de México el optimismo invadió no solo al gobierno federal, sino también a los gobernadores y a los secretarios de salud aun así hay estados que no cuentan con una partida presupuestal para enfrentar una posible contingencia por el coronavirus.

Hay insumos suficientes, dijo el jueves 5 de marzo en la Ciudad de México el secretario federal de Salud, Jorge Alcocer Varela en un encuentro con gobernadores y se les conminó a presentar su lista de necesidades y a mantener en secreto los casos confirmados.

Se les prometió que contarían con los reactivos necesarios para realizar las pruebas que permitan descartar posibles casos sospechosos de Covid-19. Para el caso Salud federal asegura que 29 entidades están certificadas para realizarlas.

Se les aseguró además que la dependencia tiene 480 profesionales de la salud de 117 instituciones ya fueron capacitados, aunque dicho número es apenas el 0.08% de todo el personal con que cuenta Salud en el país, formado por 562 mil médicos, enfermeras, especialistas pasantes, internos y residentes enlistados hasta diciembre de 2019.

NI CUBREBOCAS

La Secretaría de Salud determinó, según el responsable en Jalisco, Fernando Petersen Aranguren, que para evitar saturar los hospitales los que tengan síntomas leves o sean asintomáticos, pasarán al aislamiento domiciliario.

Aunque no se dispone de una partida presupuestal para atender casos de Covid-19 la Secretaría de Salud estatal aseguró que cuenta con equipos de protección de su personal tales como trajes especiales, batas desechables, cubrezapatos, cubrebocas, mascarillas, gafas, guantes entre otros insumos, no especificó cuantos.

En Morelos y en Guerrero la lista de los activos se dio a conocer de la misma manera, no dudaron en señalar que la falta de insumos sería uno de los principales problemas a enfrentar.

En Oaxaca, fue todo lo contrario, las carencias aparecieron en todos los renglones, faltan 2 mil especialistas, médicos y enfermeras, hay desabasto de medicamentos en la mayoría de los hospitales, no hay guantes, jeringas, gen antibacterial, es más “no tenemos ni cubrebocas”, reconoció persona de enfermería del Hospital de Especialidades del puerto de Salina Cruz.

INVERSIÓN DE 3MDP

Pero el discurso oficial se volvió a imponer, según Donato Casas Escamilla, secretario de Salud, se usaron 3 millones de pesos para comprar cubrebocas y gel antibacterial, además se reforzó la vigilancia en los tres aeropuertos internacionales con los que se cuenta, Oaxaca ya reportó tres casos sospechosos.

En Nuevo León pronto se encendió la alerta, el titular de Salud, Manuel de la O Cavazos, informó de cinco casos sospechosos, tres en Monterrey, uno en Apocada y otro en Escobedo, todos relacionados con visitas recientes a Italia, Corea del Sur y Japón.

En Chiapas y Colima los discursos son igual de confiados, “sistema de vigilancia epidemiológica fortalecido” “tenemos 1.06 médicos generales y familiares por cada mil habitantes” y en Colima a pesar de los buenos números en un documento oficial se pone en duda la capacidad instalada para atender la demanda de servicios.

Otro ejemplo claro de optimismo es Guanajuato, donde a pesar de analizarse y descartar cuatro casos sospechosos de portar coronavirus, el gobierno estatal desestimo suspender eventos masivos en puerta, entre ellos un rally automovilístico internacional y el Salón de la Piel y del Calzado en León.

MONITOREO VISUAL

En su aeropuerto internacional las medidas “drásticas” consisten en “hacer un monitoreo visual de pasajeros para detectar si arriban con alguna problemática de salud, como fiebre o escurrimiento nasal”.

En Zacatecas el titular de Salud, Gilberto Breña Cantú, mostró más preocupación por los casos de influenza a los que consideró de mayor riesgo que por los posibles de coronavirus. Zacatecas registra 106 casos de influenza que ya cobró siete vidas.

Opuesto al optimismo oficial en Puebla los médicos del Hospital General de Zona del IMSS número 20, conocido como La Margarita destaparon la saturación, “La Margarita es una bomba de tiempo, diseñado para atender 40 pacientes, recibe al día hasta 160.

Si llega un infectado con coronavirus, antes de que sea detectado, va a hacer un regadero de contagios… al menos a 100 pacientes y a todo el personal, lamentó uno de los médicos.

(Con información de la Revista Proceso)