Foto: Cuartoscuro
Ayer, las secciones locales del sindicato de Pemex lanzaron una convocatoria para llevar a cabo la renovación de los comités ejecutivos, consejos de vigilancia y comisiones de honor y justicia locales, a través del método de escrutinio, en el que no se garantiza el voto secreto de los agremiados

De acuerdo a Reforma, si se concreta el proceso, los trabajadores emitirán su sufragio a través de cédulas en las que deberán escribir su nombre y hasta número de empleado, lo que ha sido calificado como una medida de coacción para presionar a los trabajadores a votar por las planillas impulsadas desde la dirigencia nacional del sindicato.

La senadora veracruzana, Claudia Balderas, condenó el "madruguete" y reiteró su exigencia al Gobierno federal para que obligue al sindicato a reformar sus estatutos con la finalidad de que se garantice el voto libre, secreto y universal de los empleados de Pemex.

La legisladora demandó que, en caso de que el sindicato se imponga, la Secretaría del Trabajo le niegue validez a la elección de los nuevos dirigentes locales.

"Esto es claramente un madruguete. Los estatutos no han sido actualizados y son inconstitucionales. Hacemos un llamado a que se frene esa elección a la que se ha convocado, están haciendo mal y les pedimos que recapaciten", dijo.

 

"Si ellos están seguros de que los trabajadores los quieren, que no tengan miedo y que permitan el voto libre y secreto". La senadora Margarita Sánchez, ex Secretaria del Trabajo Adjunta de la Sección 47 del sindicato, advirtió que cualquier decisión que se tome con base en los estatutos vigentes podría carecer de legalidad, ya que no han sido armonizados con lo que establece la Constitución.

"Con estas convocatorias habrá coacción y presiones y eso es lo que queremos evitar, queremos que las elecciones sean conducidas por órganos imparciales, no por ellos que son juez y parte. Ellos quieren que se haga la elección así, a la fuerza", expresó.

"El Senado ya demandó a la Secretaría del Trabajo que el sindicato actualice sus estatutos. Ninguna convocatoria que se haga de elección puede tener validez", agregó.

Desde el pasado 25 de septiembre, el pleno del Senado pidió a la dependencia que solicitara al sindicato la actualización de sus estatutos, que se impidiera la emisión de convocatorias para una elección mientras no se concrete el cambio y que, en caso de resistencias, no se entregue la toma de nota.

Con información de Reforma