Demanda. Alfonso Miranda demandó que al acusado se le mantengta en México para que responda por sus delitos. | Foto: CUARTOSCURO
La denuncia en su contra por los abusos fue hecha desde hace 50 años
CDMX.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hizo un llamado a Eduardo Robles Gil, director general de los Legionarios de Cristo, a solicitar al papa Francisco la dimisión del estado clerical del sacerdote Fernando Martínez, quien cometió abuso sexual contra menores de edad y fue denunciado desde hace 50 años.
 
Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la CEM, informó que además solicitaron a la congregación religiosa mantener en el país al acusado.
 
“Exhortamos al director general a que solicite al Santo Padre, pro bono Ecclesiae (por el bien de la Iglesia), la dimisión del estado clerical de Fernando Martínez, manteniéndolo sujeto a la obediencia religiosa en una residencia en México, a fin de estar a disposición de las autoridades competentes”, dijo.
 
El coordinador general del Consejo Nacional de Protección de Menores del episcopado reiteró el compromiso de la CEM hacia las víctimas y enfatizó que se les acompañará para que denuncien penalmente a los agresores.
 
“Expresamos nuestro firme compromiso de que en éste y en todos los casos de abuso sexual de menores en el seno de la Iglesia se dé atención prioritaria a las víctimas, se denuncie a los agresores, se repare el daño causado, los responsables enfrenten los procesos legales ante las autoridades civiles y canónicas, y éstas actúen de modo expedito y responsable”, añadió.
 
El también obispo auxiliar de Monterrey reconoció la valentía y búsqueda de justicia por parte de las víctimas del religioso Fernando Martínez y a la labor de las asociaciones que las acompañan en esta búsqueda.
 
Sin embargo, lamentó que en el informe en el que los Legionarios de Cristo dan a conocer estos abusos cometidos contra los infantes no se ha alcanzado aún la justicia.
 
“No hemos encontrado un acto concreto de justicia y reparación (del daño) para las víctimas, ni quién actualmente, por parte de la congregación, asuma la responsabilidad de transparentar a los responsables del encubrimiento”, resaltó a través de un comunicado.
 
Detalló que en el ámbito canónico se realizó la investigación previa que antecede a un proceso penal canónico, y están a la espera de las determinaciones que tomará la congregación.