Admiradores del músico fallecido el mes pasado hicieron fila en el club donde tocó muchas veces para homenajearlo frente a un ataúd abierto

Admiradores de Chuck Berry esperaron en fila ayer antes del amanecer para rendir un homenaje póstumo al legendario músico, semanas después de su deceso en su natal ciudad de St. Louis.

The Pageant, el club donde Berry tocó muchas veces, abrió sus puestas el domingo por la mañana para un velatorio público de cuatro horas, que sería seguido por un servicio privado y celebración para la familia y amigo del músico, quien murió a los 90 años.

Un músico afuera del recinto tocaba clásicos como “Johnny B. Goode”, “Sweet Little Sixteen” y “Roll Over Beethoven” mientras los admiradores pasaban por el ataúd abierto de Berry.

El féretro tenía su querida guitarra eléctrica Gibson ES-335 atornillada al interior de la cubierta.

Uno de los arreglos florales dentro del salón tenía la forma de guitarra. Lo enviaron los Rolling Stones, una de muchas bandas que fue influida profundamente por el rockero de St. Louis.

En la ceremonia para sumar a Berry al Salón de la Fama del Rock & Roll en 1986, Keith Richards, guitarristas de los Rolling Stones, dijo que el rockero de St. Louis fue quien lo comenzó todo.

Aparte de los Stones, Berry inspiró a una generación de guitarras y bandas, incluyendo a los Beatles.