Foto: Especial
La razón mencionada es que FCA no quiere aumentar su exposición al maduro mercado europeo y una de las principales familias accionistas no quiere ninguna transacción financiada por Grupo PSA

POR GERARDO GARCÍA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO

Los planes de crecimiento y expansión de Grupo PSA son muy agresivos. La alianza francesa ya busca el modo de comenzar a vender autos en Estados Unidos y de aumentar su participación en mercados emergentes con una línea de productos de bajo costo, pero para hacer realidad sus objetivos sin poner en riesgo la rentabilidad, Grupo PSA busca un aliado.

Hace un par de semanas se decía que el grupo francés se había puesto en contacto con General Motors y Fiat Chrysler Automobiles para conversar acerca de una posible alianza o incluso una fusión. Grupo PSA está interesada en una marca con fuerte presencia en Estados Unidos —sobre todo en materia de concesionarios— para facilitar su entrada al gigante nortamericano.

Si bien ninguna de las marcas ha hecho oficial información acerca de estas conversaciones, personas afines a las reuniones han servido de fuente para diarios financieros. En la más reciente actualización del tema, el Wall Street Journal menciona que a Fiat Chrysler Automobiles no le interesa aliarse con Grupo PSA.

La razón mencionada es que FCA no quiere aumentar su exposición al maduro mercado europeo y una de las principales familias accionistas no quiere ninguna transacción financiada por Grupo PSA. En declaraciones anteriores, el CEO de FCA, Mike Manley, aseguró que no descartaría algún trato con otro fabricante siempre que le ayude a fortalecer la marca.

Al grupo francés todavía le queda la posibilidad de establecer algún acuerdo con General Motors, de quienes adquirieron recientemente la marca Opel. Algunos analistas mencionan la posibilidad de unirse con Jaguar-Land Rover, aunque para propósitos de fortaleza en Estados Unidos, una marca de volumen suena más interesante.

POR GERARDO GARCÍA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO