la Fed bajó los tipos a cero y aprobó comprar 700 mil millones de dólares (650 mil millones de euros) en deuda del Tesoro y titulizaciones hipotecarias. Foto: Tomada de Internet
La Fed está “comprometida” con usar todas las herramientas a su disposición para apoyar a los hogares y empresas

La Reserva Federal de Estados Unidos está dispuesta a usar toda la munición posible para contener el  impacto del coronavirus. La Fed ha anunciado hoy que retira los límites impuestos a sus compras de  activos. En la última reunión de política monetaria, que tuvo lugar de emergencia un domingo, la Fed bajó los tipos a cero y aprobó comprar 700 mil millones de dólares (650 mil millones de euros) en deuda del Tesoro y titulizaciones hipotecarias. Hoy ha anunicado, poco antes de la apertura del mercado, que "continuará comprando valores del Tesoro y titulizaciones hipotecarias en las cantidades necesarias", sin limitarse tampoco en el tiempo.

La autoridad presidida por Jerome Powell ha subrayado que está "comprometida" con usar todos las herramientas a su disposición para apoyar a los hogares, negocios y la economía estadounidense en general. De nuevo, ha vuelto a actuar con medidas de emergencia adoptadas fuera del calendario de reuniones.

El anuncio es una nueva vuelta de tuerca en la ronda de estímulos aplicada por el banco central de EU ante el riesgo de colapso tanto económico como financiero a causa del coronavirus. En poco más de una semana la Fed ha bajado los tipos al 0%, ha aumentado las compras de deuda y proporcionado dólares a bancos centrales del resto del mundo, en un intento por evitar que la inestabilidad financiera, en los niveles más altos desde el crac de Lehman Brothers, agudice los efectos del virus sobre la economía y el empleo.

La Fed ha aprobado también una serie de nuevos programas de préstamos por un total de 300 mil millones de dólares con el propósito de dar apoyo a las empresas y a los municipios más afectados por la paralización de la economía estadounidense.

Hace unos días la autoridad monetaria anunció que compraría al menos 500 mil millones de bonos del Tesoro y 200 mil millones de la agencia MBS. Tras el anuncio, la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años se desplomó, allanando la curva de rendimiento, mientras que el dólar cayó y los futuros sobre acciones de Estados Unidos recortaron sus pérdidas anteriores.

Con información de Cinco Días y La Vanguardia​