Foto: Especial
Con la base del Ferrari 488 GTB y la inspiración del mítico F40, un cliente de la marca ha creado su propio supercoche exclusivo

La personalización es un aspecto clave en el mundo del automóvil, cada vez más. Los configuradores de las marcas ofrecen múltiples opciones a sus clientes para que hagan al gusto su coche, y otros fabricantes van más allá y preparan programas específicos que permiten al comprador incluir detalles que no estén ni siquiera en el catálogo. Y luego están las firmas como Ferrari, que directamente llegan a modificar tanto uno de sus deportivos que acaban convirtiéndolo en un modelo único. El Ferrari SP38 es el último en sumarse a esta lista.

Foto: Especial

La base del vehículo es un Ferrari 488 GTB, aunque cueste reconocerlo, pero debido al gusto del adinerado cliente, se ha transformado en un deportivo especial inspirado nada menos que por el mítico F40. Sin embargo, resulta complicado encontrar la inspiración del icono, puesto que mientras este fue el último gran superdeportivo analógico de la casa y en él predominaban las formas rectangulares, en el SP38 sus afiladas líneas inevitablemente invitan a pensar en el Ford GT o el Lancia Stratos.

Foto: Especial

El frontal es realmente bajo, con un paragolpes conformado casi en exclusiva por una entrada de aire que ocupa todo el ancho y sobre la que van montados dos finos grupos ópticos. El capó cuenta con una gran toma de extracción de aire, los bajos en fibra de carbono le dan un aspecto bitono y que recuerda en parte a la solución empleada en los SUV, la caída del techo cubre el motor casi por completo y en la zaga el alerón está integrado en la carrocería, enmarcando los cuatros faros redondos traseros y las dos salidas de escape.

Foto: Especial

No se ha desvelado si cuenta con modificaciones mecánicas, aunque tampoco le harían mucha falta ya que de serie monta un motor 3.9 V8 biturbo de 670 CV de potencia.