Imagen de la mitad derecha de una mandíbula, encontrada en 1980 en una cueva de la provincia de Gansu, en China. Foto: AP/Qiu Menghan/Dongju Zhang/Lanzhou University
No se encontró ningún rastro de ADN, pero los científicos recuperaron fragmentos de proteína que compararon con el ADN siberiano. Eso mostró que el fósil pertenece a los denisovanos.

Casi 40 años después de que fue encontrado por un monje en una cueva de China, los científicos revelaron que un trozo de quijada fosilizado proviene de un misterioso pariente de los neandertales.

Hasta ahora, los únicos restos conocidos de estos homínidos de Denísova eran unos cuantos pedazos de hueso y dientes recuperados de una cueva siberiana. El ADN de esos fósiles mostró un parentesco con los Neandertales, pero los restos no divulgaron gran cosa.

El nuevo descubrimiento se hizo a unos 2,300 kilómetros (1,400 millas) en el sureste de la provincia de Gansu, en China.

La mitad derecha de la mandíbula con dientes tiene por lo menos 160,000 años de antigüedad, informaron los científicos en la revista Nature. No se encontró ningún rastro de ADN, pero los científicos recuperaron fragmentos de proteína que compararon con el ADN siberiano. Eso mostró que el fósil pertenece a los denisovanos.

El hallazgo aborda varios misterios. Uno fue la razón por la cual el ADN siberiano afirmó que los denisovanos se adaptaron a vivir a grandes alturas, pese a que la cueva siberiana estaba relativamente cerca del nivel del mar. En tanto, la cueva china está a una gran altura en la meseta tibetana, a unos 3.280 metros (10.800 pies) de altura.

Esta foto sin fecha disponible por el Dr. Dongju Zhang de la Universidad de Lanzhou muestra la cueva Karst de Baishiya sobre el lecho del río Jiangla en la provincia de Gansu en China.AP/Qiu Menghan/Dongju Zhang/Lanzhou University

"Ahora tenemos una explicación", comentó Jean-Jacques Hublin del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, uno de los autores del informe.

De hecho, "es una gran sorpresa" que cualquier familiar humano pudo vivir en el clima frío y aire enrarecido de la meseta en ese entonces, más de 100,000 años antes de que nuestra especie apareciera por ahí, comentó a los reporteros.

Las investigaciones anteriores habían señalado que los denisovanos debieron haber vivido en algún otro lugar además de Siberia, debido a que se pueden encontrar rastros de su ADN en varias poblaciones actuales de Asia y Australia cuyos ancestros probablemente no pasaron por esa región. El nuevo hallazgo expande su propio rango, aunque Hublin dijo que no está claro dónde aparecieron por primera vez.

Su nombre proviene de la cueva Denísova de Siberia, donde se encontraron los restos.

El nuevo trabajo tardó mucho en llegar. El monje encontró el fósil en 1980 y se lo dio a un líder budista, que lo entregó a la Universidad de Lanzhou en China. El estudio comenzó en 2010.