Foto: Especial
En el ataque contra el convoy humanitario han muerto más de 120 personas, la mitad de ellos niños. El fotógrafo sirio Abd Alkader Habak, que se encontraba cubriendo el atentado, fue captado de rodillas, llorando desconsoladamente. En otra imagen se le puede ver corriendo con un niño en brazos

El ataque mortal con un coche bomba en la zona de Alepo donde fueron trasladados 5 mil civiles ha dejado una desoladora imagen que conmociona al mundo, la del fotógrafo sirio Abd Alkader Habak llorando desconsoladamente de rodillas y con la cámara en mano, momentos después del atentado en el que han muerto más de 120 personas, más de la mitad niños.

La foto fue compartida en Twitter por la activista e investigadora Ala'a Shehabi.

Otro periodista compartió la misma imagen junto a otra en la que se puede ver al fotógrafo corriendo con un niño en brazos, víctima del atentado.

Foto: Especial