El 19 de septiembre alrededor de mil 500 personas que forman parte del Frente Nacional Anti-AMLO instalaron el plantón. ESPECIAL
En un comunicado, difundido en sus redes sociales, la organización liderada por Gilberto Lozano, señaló que han sufrido una creciente violencia de los “reventadores”

CDMX.- Luego de casi dos meses de estar acampando en el Zócalo de la Ciudad de México, el Frente Nacional Anti-AMLO (Frenaaa) decidió la noche de ayer levantar “provisionalmente” su campamento al señalar que es por medidas de seguridad, y para “renovar medidas de presión” hasta lograr, indicó, la renuncia del presidente López Obrador, y porque “a veces es necesario sacrificar un alfil para hacer jaque mate al reyezuelo”.

“Por nuestra seguridad y para el bien de México: decidimos levantar provisionalmente el campamento por la libertad y justicia. La falta de vocación democrática de López (Obrador) y la 4T ha quedado perfectamente expuesta. Con métodos y practicas más propias de la mafia que de la búsqueda del bien común desde el mismo 19 de septiembre se encargaron de aplicar sobre nosotros toda la presión que se podía suponer y mucho más. 

“Por amor a México estamos dispuestos a resistir esto y todo cuanto sea necesario. Hoy levantamos temporalmente el campamento, solo para fortalecer el Gran Despertar de México el próximo sábado 21 de noviembre y para encarar con renovado brío las nuevas medidas de presión hasta lograr que López renuncie a la Presidencia”.

En un comunicado, difundido en sus redes sociales, la organización liderada por Gilberto Lozano, señaló que han sufrido una creciente violencia de los “reventadores” que acusó, son pagos por el gobierno para amedrentar y provocar a los ciudadanos no-violentos del campamento de Frenaaa. 

“Fue creciendo al punto que nos vimos obligados a solicitar hace más de tres semanas a la ONU, la OEA, que enviaran observadores internacionales, a fin de evitar que la violencia pagada por el gobierno, cobre victimas en nuestro campamento”. 

El frente pidió a sus integrantes y “a nuestro creciente número de simpatizantes” que no se desanimen por esta decisión inesperada y convocó a una marcha el próximo 21 de noviembre del Monumento a la Revolución al Zócalo.