Foto: Especial
Animal Político revisó el trabajo legislativo de los diputados en el primer año y, los temas educativos no concentran su agenda, más bien se han sumado a otras propuestas de su partido, sobre todo Morena

Por Nayeli Roldán/@nayaroldan para Animal Político
 
La disidencia magisterial agrupada en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha encabezado movilizaciones y reuniones con el presidente Andrés Manuel López Obrador para que sus exigencias fueran incluidas en la Reforma Educativa, pero su presencia también está al interior de San Lázaro con diputados que provienen de sus filas y que fueron los primeros en aprobar los dictámenes de las leyes secundarias que devuelven poder al sindicato para la asignación de plazas docentes.

Seis exdirigentes del SNTE y su ala disidente, la CNTE, forman parte de la Comisión de Educación que este 19 de septiembre aprobó los dictámenes de las tres leyes secundarias de la Reforma Educativa, los cuales fueron discutidos y aprobados tras más de 15 horas de sesión por los diputados en el Pleno de la Cámara.

La más polémica es la Ley para el Sistema de Carrera de las Maestras y Maestros, que según establece, las “representaciones sindicales” estarán incluidas para decidir la asignación de plazas, los ascensos e incluso los cambios de centros de trabajo de los empleados de la educación, esto como una “garantía en el respeto de los derechos de los trabajadores”.

El trabajo de los diputados de la Comisión de Educación fue fundamental para cumplir el primer requisito de aprobar ahí los dictámenes, el resto del procedimiento legislativo fue conseguir mayoría en la votación con todos los diputados.

Los legisladores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ala disidente del SNTE, en la Comisión de Educación y que pertenecen a Morena, son: Adela Piña, presidenta de la Comisión de Educación, exdirigente de la sección 9 en la Ciudad de México; Tania Cruz Santos, secretaria de la comisión y activista en el Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV), adherido a la CNTE.

También los diputados Azael Santiago Chepi, exsecretario general de la sección 22 en Oaxaca, el principal bastión de la Coordinadora y Jorge Ángel Sibaja e Irán Santiago Manuel, de la misma sección, así como María Chávez Pérez, de la sección 18 de Michoacán.

En tanto, la diputada Zaira Ochoa Valdivia ha tenido diferentes cargos de representación en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y es hija de Rafael Ochoa, exsecretario general. Además, está Martha Hortencia Garay Cadena, del PRI, y tesorera de la sección 38 del SNTE en Coahuila.

La educación, ausente de su trabajo legislativo

Animal Político revisó el trabajo legislativo de los diputados en el primer año y, los temas educativos no concentran su agenda, más bien se han sumado a otras propuestas de su partido, sobre todo Morena, como prisión la oficiosa por delitos de en materia de hidrocarburos o la aprobación de la Guardia Nacional y las propuestas de iniciativa propias han sido sobre cuestiones laborales para maestros.

Por ejemplo, la primera propuesta que hizo Adela Piña Bernal como presidenta de la Comisión de Educación fue “suspender de manera inmediata e indefinida los procesos de evaluación educativa para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia” para maestros, el 11 de septiembre de 2018. Ésta fue la principal demanda de la CNTE en su oposición a la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con su trayectora, publicada en la página de la Cámara de Diputados, Piña fue dirigente sindical de 1998 a 2007. En un año solo ha presentado dos iniciativas. La primera para ofrecer “programas y apoyos” para profesores que reprobaran las evaluaciones, publicada el 18 de octubre aunque no pasó.

La segunda para “considerar como delincuencia organizada los delitos contra la biodiversidad previstos en el Código Penal Federal” también se encuentra pendiente y fue presenada el 28 de agosto.

Azael Santiago Chepi fue secretario genereal de la sección 22 de la CNTE en Oaxaca en 2008, como diputado ha firmado 15 inciativas de Morena y ha presentado siete más, como la ampliación en el listado de delitos que ameritan prisión oficiosa o la modificación a la estructura de la administración pública federal como una de las medidas de austeridad, una de las principales promesas del presidente López Obrador.

Como iniciativa propia, presentó una para “facultar al Congreso para legislar respecto al establecimiento del Sistema de Carrera Profesional del Magisterio y precisar las condiciones laborales de los trabajadores del magisterio” y otra más para “establecer el derecho de los pueblos originarios a recibir educación comunitaria indígena”.

Aunque la diputada Zaira Ochoa Valdivia ha tenido cargos de representación por el PRI y el Partido Nueva Alianza, fundado por la lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, ahora está en la bancada de Morena representando a Veracruz.

Ha participado en 21 iniciativas, pero como adherente o de grupo parlamentario, pero no ha propuesto ni una iniciativa.

Hortencia Garibay, tesorera del SNTE en Coahuila, ha presentado siete iniciativas propias, pero ninguna referente a la educación, sino para proponer que los centros penitenciarios tengan registro de la condición de salud de reclusos mayores de 60 años; o para declarar el 2020 como el “Año de Carranza”.