Marega se marchó del Guimaraes-Oporto por insultos racistas/ EFE
Moussa Marega fue víctima de insultos por su color de piel y ya no quiso jugar

El futbol en Portugal vivió uno de sus peores momentos en su historia. El futbolista del Porto, Moussa Marega, decidió no seguir jugando y abandonó el terreno de juego. Todo por sufrir insultos racistas en la cancha del Vitória Guimaraes.

Marega, era futbolista del Vitória y luego de marcar un gol, acudió a la grada para festejar señalando su color de piel, mientras los fanáticos le aventaron una silla desde la grada. 

Eso le valió una tarjeta amarilla al futbolista. Sin embargo, el juego siguió y al minuto 69', Marega ya no pudo más ante los silbidos y cánticos de mono que venían desde la grada. 

Al inicio comenzó a pedir el cambio y al ver que no obtuvo la respuesta esperada, abandonó el terreno de juegeo. 

Compañeros y rivales trataron de evitar que saliera del partido, pero nadie pudo impedir que se marchara, mientras seguía descalificando los actos de los fanáticos con sus pulgares hacia abajo. 

Ante esto, el técnico Sergio Conceicao determinó darle ingreso a Wilson Manafa, pues la regla indica que si alguien abandona el juego es meritorio de tarjeta roja. De camino al vestuario.

Al final el partido terminó 2-1 a favor del Porto.

El futbolista aprovechó sus redes sociales para hablar sobre el tema que vivió en el terreno de juego.

"Solo me gustaría decirles a estos idiotas que vienen al estadio a hacer gritos racistas ... vete a la mierd... Y también agradezco a los árbitros por no defenderme y por darme una tarjeta amarilla porque defiendo el color de mi piel".

"¡Espero no volver a verte en un campo de fútbol! ERES UNA VERGÜENZA !!!!", escribió.