El actor Ignacio López Tarso furante la lectura de un fragmento del libro Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, con motivo del programa “Leo… Luego Existo” en el Palacio de Bellas Artes. Foto: Cuartoscuro
Con ovación de pie fue recibido en el Palacio de Bellas Artes el primer actor mexicano Ignacio López Tarso, quien acompañado por su hijo, el también actor Juan Ignacio Aranda, después de la lectura de la novela "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez.

Con ovación de pie fue recibido en el Palacio de Bellas Artes el primer actor mexicano Ignacio López Tarso, quien acompañado por su hijo, el también actor Juan Ignacio Aranda, compartió algunos momentos cumbres de la novela "Cien años de soledad", del colombiano Gabriel García Márquez (1928-2014).

La sesión se desarrolló en ocasión de los 50 años de la aparición de dicha publicación, y logró abarrotar tanto la Sala Manuel M. Ponce, como la Adamo Boari y la Internacional del mismo recinto, donde se colocaron pantallas para la transmisión en vivo del evento.

¿Dónde pongo este micrófono? Debí haberme medido todo esto antes, pero no, siempre llega uno a la hora de la hora y en este momento vamos a acomodar todo este tilichero, pero aquí me da una sombra muy grande; ¿podemos empezar? Muy bien, arrancó el primer actor, quien lució de muy buen humor.

Ataviado con un traje gris, el actor mexicano de 92 años, protagonista de emblemáticas películas como “Macario” o “Cri- Cri, el grillito cantor”, entre muchas otras, agradeció con una ligera reverencia el cariño del público y se dispuso a compartir la lectura.

Se trató de una selección de textos de Arturo Rosales Ayala, ambos actores leyeron los momentos “El Lleno”, “Remedios la Bella” y “La ciudad de los espejos”, con la que atraparon las miradas y oídos de cientos de lectores y amantes de la obra del Premio Nobel de Literatura 1982.

Los actores Ignacio López Tarso y Juan Ignacio Aranda protagonizaron la lectura de un fragmento del libro Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, con motivo del programa “Leo… Luego Existo” en el Palacio de Bellas Artes. Foto: Cuartoscuro

“Se trata de tres momentos de una parte de la novela, que exponen una parte de su enigmática belleza. Sin embargo, el mejor homenaje que podemos hacerle a cualquier creación literaria es leerla en su totalidad”, dijo Aranda, quien extendió una invitación a los presentes a continuar leyendo el libro en la intimidad de su propio tiempo y espacio.

López Tarso finalmente arrancó: “Muchos años después frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en su padre lo llevó a conocer el llano; Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y caña brava, construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por leche de piedras pulidas”.

Por espacio de una hora, la lectura además de atrapar la atención despertó algunas risas y no por la comicidad del actor, sino por la propia lectura del texto.

La lectura se realizó en el marco del ciclo "Leo, luego existo", que busca acercar los libros a niños, jóvenes y público en general por medio de ciclos de lectura en voz alta con reconocidos actores y actrices de teatro, cine y televisión, quienes los invitan a sumergirse en una selección de textos de autores clásicos y contemporáneos.

Luego de los tres momentos mágicos que encerró la novela, ambos actores agradecieron la presencia del público, a quien tal como ocurrió al principio recibió una prolongada ovación de pie.

García Márquez gustaba de los gallos y Lucha Villa

Como un personaje que disfrutaba de la buenas comidas, de las peleas de gallos y de la compañía de la actriz y cantante vernácula Lucha Villa, así recordó el primer actor mexicano Ignacio López Tarso (1925) al escritor colombiano, Gabriel García Márquez (1928-2014).

Entrevistado a propósito de los 50 años de la publicación “Cien años de soledad”, el protagonista de cintas como "Macario" o “La Trinchera”, consideró que lo mejor del Premio Nobel de Literatura 1982 es la historia de la familia Buendía a lo largo de siete generaciones en el ficticio pueblo de Macondo “Es un gran libro, un gran relato, el mejor de Gabriel García Márquez, creo que de todo lo que ha escrito, que es estupendo, lo mejor es 'Cien años de soledad'", insistió.

“Cuando estaba filmando "El Gallo de Oro", con Lucha Villa y Narciso Busquets, en una de las haciendas de Querétaro y en la Feria de San Juan del Río, tuve oportunidad de conocerlo bien, fue él quien adaptó al cine el cuento de Juan Rulfo”, recordó López Tarso.

Los actores Ignacio López Tarso y Juan Ignacio Aranda. Fotos:EFE/Cuartoscuro

El actor de 92 años reveló que García Márquez asistía a la filmación porque le agradaba además la compañía de Lucha Villa, "quien era hermosa, guapa, cantaba muy bien y era una estupenda actriz”.

“Era gallero y gozaba las peleas de gallos, le gustaba mucho ir porque le agradaba estar con Lucha Villa, no era por mí, le gustaba platicar con ella; Lucha estaba en su mejor momento, estaba hermosa, guapísima, cantaba muy bien y era una estupenda actriz, (pero) se acabó”, dijo.

Con gran lucidez y una privilegiada memoria, López Tarso subrayó que “Cien años de soledad”, obra que cuenta la historia de los Buendía y el pueblo ficticio de Macondo, es y ha sido un éxito en todo el planeta.

“La novela ya está traducida no se a cuantos idiomas y hay millones de ejemplares vendidos, en fin, ha sido tope de ventas en muchos países, traducida a muchos idiomas, es un gran éxito, no es un best-seller, porque no lo fue, pero sí es un éxito en el mundo entero. “Hay poca gente que no la ha leído”, dijo al tiempo que confesó gustarle mucho "El Coronel no tiene quien le escriba", otra de las obras de García Márquez.

A casi tres años de la muerte del nobel colomniano, Ignacio López Tarso refirió que se extrañan figuras de esa talla. “Se extraña a García Márquez, era un hombre cordial, simpático y agradable”, concluyó.