Conmoción. Rogelio Goiburú ha localizado más restos en Paraguay.
Goiburú aclaró que hasta ahora no está confirmado que la propiedad haya pertenecido a Stroessner y que hoy la visitaría con agentes fiscales para indagar en el asunto

ASUNCION, PAR.- Paraguay se conmocionó ante el descubrimiento de restos óseos en un sitio que posiblemente fue la casa de campo del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989) en Ciudad del Este. Defensores de derechos humanos aún buscan información de presos políticos desaparecidos durante la dictadura del general.

El activista y director de la oficina Memoria y Reparación Histórica del Ministerio de Justicia, Rogelio Goiburú, dijo ayer que los huesos fueron encontrados la semana pasada por personas sin hogar que ingresaron sin permiso a una propiedad con intenciones de permanecer en ella para luego pedir al gobierno que les permitiera establecer ahí sus viviendas.

“Esos individuos, creyendo que era la casa de campo de Stroessner en los años 70, comenzaron a cavar en diferentes partes buscando supuestamente un tesoro escondido, pero encontraron huesos humanos”, dijo Goiburú, quien desde 2013 ha desenterrado unos 35 cadáveres de desaparecidos en diferentes sitios del país.

Goiburú aclaró que hasta ahora no está confirmado que la propiedad haya pertenecido a Stroessner y que hoy la visitaría con agentes fiscales para indagar en el asunto.

Según Goiburú, Paraguay no cuenta con presupuesto para hacer excavaciones ni realizar pruebas de ADN en el país.

LAS CIFRAS

> Durante la dictadura de Stroessner hubo al menos 336 desapariciones forzadas, 59 ejecuciones extrajudiciales, casi 20 mil detenciones arbitrarias y casi 19 mil personas torturadas, según cifras oficiales de Paraguay.