Uno de los científicos bajo uno de los módulos de la base para ver el tamaño de Halley VI. Foto: EFE/British Antarctic Survey (BAS)
La estación está sobre una plataforma de hielo flotante de 150 metros de espesor, que fluye lentamente hacia el mar, agrietándose, rompiéndose y formando icebergs, por lo que sus ochos módulos deben ser reubicados periódicamente y arrastrados mediante tractores.

La llaman “la base fantasma” desde que su personal se vio forzado a desocuparla durante el invierno polar debido a un abismo en el hielo antártico donde están posados sus ocho edificios móviles con patas de esquí, interconectados de modo similar a los vagones de un convoy ferroviario.

El hielo flotante donde se asienta la estación de investigación británica Halley VI, en la costa de la Antártida, sufre cambios y grietas que podrían separarlo del bloque continental y dejarlo a la deriva, lo cual obliga a reubicar la estación cuando es necesario. 

En 2017, los módulos de la base fueron desacoplados y unos tractores los arrastraron 23 kilómetros, alejándola de la orilla del agua, para colocarla en un sitio más seguro.

La base británica en una noche invernal con una aurora austral en los cielos. Foto: EFE/British Antarctic Survey (BAS)

Pero la estación Halley VI (HRS-VI) sigue funcionando por sí sola, sin presencia humana, realizando experimentos clave sobre el clima, el medioambiente y el espacio exterior, recopilando y enviando datos científicos vitales, en un hecho sin precedentes.

En esta estación científica del Instituto British Antarctic Survey (BAS) del Reino Unido se realizan, por primera vez ,de manera remota y autónoma investigaciones muy relevantes, como registrar la formación y la recuperación del agujero de ozono antártico a lo largo de un año.

Tractores trasladando uno de los módulos de la estación científica británica. Foto: EFE/British Antarctic Survey (BAS)

La HRS-VI lleva operando de manera continua desde hace más de cuatro meses, la mitad de los nueve meses previstos hasta que vuelva a ser reocupada, gracias a un generador de electricidad de alta tecnología capaz de funcionar en las extremas temperaturas heladas del Continente Blanco.

La Estación de Investigación Halley continuará funcionando desocupada y de manera autónoma hasta el mes de noviembre, cuando regresará el personal humano para iniciar la temporada de trabajo de campo en la Antártida”, adelanta a Efe Layla Batchellier, responsable de comunicaciones científicas en el BAS británico. 

La base durante el sol de medianoche polar. Foto: EFE/British Antarctic Survey (BAS)

UNA BASE SOBRE HIELO FLOTANTE

 

Batchellier explica que la estación opera con personas solo durante el verano antártico y ha estado desocupada desde febrero de 2019, operando en condiciones de frío extremo, gracias a un sistema de alimentación basado en una microturbina, similar al motor de un avión a reacción.

Las temperaturas en la zona de ubicación son extremas. Foto: EFE/British Antarctic Survey (BAS)

"Esta microturbina proporciona una potencia continua de unos 9 kilovatios (kW), aunque su capacidad de generación es mayor. Se encuentra dentro de un contenedor especialmente diseñado con control de temperatura y con alimentación continua de combustible y datos, todo lo cual se controla desde la sede de BAS en la ciudad inglesa de Cambridge", apunta.

Días antes de dejar a la base en modo automático, uno de los científicos sube a sus instalaciones. Foto:EFE/ British Antarctic Survey (BAS)/Pete Brucktrout

"Las grietas en la plataforma de hielo Brunt, donde se asienta la estación Halley VI, han generado inquietud sobre la estabilidad del terreno y se decidió que el personal no pasara el invierno allí hasta poder asegurar la estabilidad de la zona", señala.

El hielo polar en invierno es de alrededor de 50 grados centígrados bajo cero. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

"Es la primera vez que se utiliza una microturbina en la Antártida para impulsar la instrumentación científica de manera autónoma, recolectando datos durante los fríos y oscuros meses de invierno", señala Thomas Barningham, jefe del proyecto de automatización de la HRS en el BAS.

Vista d ela reubicación de la estación Halley VI. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

Destaca que allí las condiciones invernales son brutales, por lo que nunca se sabe lo que podría suceder, pero hasta ahora los sistemas han operado a temperaturas tan bajas como los 43 grados centígrados (ºC) bajo cero y han resistido velocidades de viento de hasta 43 nudos.

Una bella imagen de la estación que parece un tren . Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

INVESTIGACIONES CLAVES SIN PRESENCIA HUMANA

 

El equipamiento automatizado incluye estaciones meteorológicas, una red de GPS y de aparatos para monitorizar el clima del espacio exterior, la química atmosférica, el ozono de la troposfera y distintas radiaciones electromagnéticas, según el BAS.

Las grietas en la plataforma de hielo Brunt, donde se asienta la estación. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

"La posibilidad de controlar una ciencia tan compleja desde enormes distancias y sin personas en el terreno durante gran parte del año abre muchas oportunidades", señala David Vaughan, director científico en el BAS.

Equipos descargando material en las inmediaciones de Halley VI. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

La estación Halley VI está sobre una plataforma de hielo flotante de 150 metros de espesor que fluye a una velocidad de 0.4 kilómetros por año hacia el mar, donde, a intervalos irregulares, se rompe formando icebergs.

Imagen de la estación científica británica. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

La estación, que afronta tres meses de oscuridad en invierno, cuando las temperaturas bajan a −56 ° C, se compone de módulos interconectados que se pueden reorganizar, en función de los cambios en los programas de Ciencias, y reubicar en el interior, a medida que la capa de hielo fluye hacia el mar.

Aurora austral bañando de luz la estación científica. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

Sus siete módulos azules son utilizados como dormitorios, laboratorios, oficinas y plantas de energía, y otro módulo, el de color rojo que está en el centro, tiene dos plantas y es utilizado como espacio social. En la estación se pueden alojar 52 personas en verano y 16 en invierno.

Uno de los módulos sueltos antes de unirse al "convoy" de la base. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

DESTACADOS:

 

* Los instrumentos científicos de la estación han sido automatizados y los alimenta un generador eléctrico con una microturbina similar a la de un avión. Se controlan desde Cambridge (Reino Unido) y, durante el invierno, efectuarán mediciones del agujero de ozono antártico.

* “La Estación de Investigación Halley funcionará de manera autónoma hasta el próximo mes de noviembre, cuando regresará el personal para iniciar la temporada de trabajo de campo en la Antártida”, adelanta a Efe Layla Batchellier, responsable de comunicaciones científicas en el British Antarctic Survey (BAS).

arte del equipo técnico y científico de la Halley VI. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)

* La estación está sobre una plataforma de hielo flotante de 150 metros de espesor, que fluye lentamente hacia el mar, agrietándose, rompiéndose y formando icebergs, por lo que sus ochos módulos deben ser reubicados periódicamente y arrastrados mediante tractores, según el BAS.

Por Ricardo Segura EFE/Reportajes

Imagen del envoltorio de la microturbina de la Halley VI. Foto: EFE/ British Antarctic Survey (BAS)