Foto: AP
Kamala Harris describió a Estados Unidos como ‘una nación de luto’, pero confió en que el país pueda emerger con una ‘nueva sabiduría’
WASHINGTON, EU.- El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, homenajearon ayer a las más de 400 mil víctimas mortales que ha dejado la pandemia en el país, en la víspera de su investidura en Washington.
 
En su primer acto en Washington, adonde acababa de llegar desde Delaware, Biden se acercó al monumento a Lincoln, uno de los más icónicos de la capital, junto a Harris y los esposos de ambos, Jill Biden y Doug Emhoff, respectivamente.
 
“Para sanar tenemos que recordar, y es difícil a veces recordar, pero así es como sanamos. Es importante hacer eso como país”, dijo Biden, horas después de que la cifra de muertos en el país superó los 400 mil.
 
A continuación, el presidente electo pidió “hacer brillar la luz sobre la oscuridad”, y acto seguido se iluminó el contorno del estanque reflectante situado frente al monumento a Lincoln.
 
Biden, Harris y sus respectivas parejas guardaron silencio ante el estanque, iluminado con 400 luces que representaban las vidas perdidas debido a la enfermedad, mientras sonaba la canción “Hallelujah”, de Leonard Cohen.
 
Poco antes, Harris describió a Estados Unidos como “una nación de luto”, pero confió en que el país pueda emerger de la pandemia con una “nueva sabiduría”, que permita “apreciar los momentos simples, imaginar nuevas posibilidades y abrir los corazones”.
 
“Esta noche nos unimos y empezamos a sanar juntos”, dijo la vicepresidenta electa.
Cientos de ciudades, pueblos y tribus del país se apuntaron al tributo a las víctimas e iluminaron a la misma hora (las 17:30, hora local) sus monumentos más icónicos, como el Empire State en Nueva York o el Space Needle en Seattle, además de hacer sonar las campanas de sus iglesias.
 
‘ESTE MOVIMIENTO ACABA DE EMPEZAR’: SE DESPIDE TRUMP
 
La Casa Blanca difundió ayer el discurso de despedida del presidente estadounidense Donald Trump en el que destacó los que considera grandes logros de su gobierno y lanzó un mensaje: “Este movimiento acaba de empezar”.
 
Además, deseó suerte a su sucesor sin mencionarlo, a través de un video.
“Esta semana entra en funciones un nuevo gobierno, y oramos por que tenga éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero”, dijo Trump. “Extendemos nuestros mejores deseos. Y queremos también que tengan suerte. Una palabra muy importante”.
 
Trump destacó que deja la Casa Blanca siendo “el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”, en su mensaje de despedida.
 
"Estoy especialmente orgulloso de ser el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”, subrayó.
 
ACUSA LÍDER REPUBLICANO  
 
El líder saliente de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, acusó al presidente de Estados Unidos Donald Trump de provocar el asalto violento al Congreso por parte de sus seguidores el pasado día 6, que causó 5 muertos.
 
“La turba (que asaltó el Congreso) fue alimentada con mentiras. Fueron provocados por el presidente y por otras personas poderosas”, dijo McConnell en el pleno del Senado.
 
La Cámara de Representantes ha aprobado un juicio político contra Trump, acusado de “incitar la insurrección” por arengar a sus seguidores frente a la Casa Blanca antes de que tomaran la sede legislativa, y que debe ser solventado en el Senado.
 
(AP, EFE y El País)