Revela. La CEM detalló que 426 sacerdotes han sido investigados por delitos relacionados con la pederastia. | Foto: Cuartoscuro
Con esta iniciativa los sacerdotes que cometan ese delito puedan ser castigados

CDMX.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hizo un llamado a las autoridades para que el delito de abuso sexual no prescriba y así los culpables puedan ser castigados sin importar cuando se cometió el agravio.

Además la CEM reveló que, en los últimos diez años, 426 sacerdotes han sido investigados por delitos relacionados con la pederastia, de esos, 271 fueron abusos sexuales contra menores de edad.

“Las heridas nunca prescriben, queremos pedir en nombre de los obispos mexicanos que no haya prescripción del delito. Nos pronunciamos en favor del levantamiento de la prescripción del delito de abuso sexual o su ampliación, siendo ya un tena que está en varias iniciativas de ley a nivel federal y local”, dijo el presidente de la CEM, Rogelio Cabrera López.

Al encabezar la primera conferencia del año, el líder de la Iglesia católica explicó que a esta cifra se suman 155 religiosos que son investigados por mirar pornografía infantil, revelar secretos de confesión entre otras. 

“De los 426 curas (investigados), 173 tienen un proceso en curso, 253 ya los completaron y 217 han sido dimitidos de la orden religiosa”, comentó.

Cabrera López enfatizó en la necesidad de no solo atender a las víctimas en un ámbito judicial, sino también en la reparación del daño y rehabilitación.

En México, el plazo para la prescripción del delito de abuso sexual es de 10 años. Sin embargo, la ampliación del periodo ya ha sido contemplada en varias iniciativas de ley a nivel federal y estatal en México, en línea con otras propuestas de países como España, Francia o Alemania. 

Además, en Reino Unido, en algunas entidades de Estados Unidos o, como se plantea aplicar Chile, no prescriben nunca.

“Es injusto porque el mal perdura a lo largo de la vida de aquel que ha sido víctima”, lamentó Cabrera López. 

Con información de El Universal y El País