El comisionado del INAI, Joel Salas, señaló que el caso cobra relevancia luego de las manifestaciones de padres de niños con cáncer el 23 de enero en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

La Secretaría de Salud deberá buscar y entregar todas las órdenes de pago y contratos que haya firmado la dependencia para adquirir el medicamento pembrolizumab (keytruda), utilizado para el tratamiento contra el cáncer, durante 2018 y 2019, en los que se detalle el costo que tiene cada uno de ellos, cuántos se adquirieron en ese periodo por cada una de las instituciones de salud que los suministran y a qué empresas.

Así lo instruyó el pleno del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) al analizar un recurso de revisión presentado en contra de la dependencia federal, la cual reportó inexistencia de la información y sugirió al solicitante preguntar a los hospitales directamente o buscar en CompraNet.

El comisionado Joel Salas presentó el caso ante el INAI y propuso revocar la respuesta, pues el solicitante argumentó que no había certeza jurídica de que se haya hecho una búsqueda exhaustiva al interior de la Secretaría de Salud para entregar lo requerido.

En su respuesta inicial, la Secretaría informó que para conocer los datos relacionados con los hospitales federales de referencia y los hospitales federales centralizados, había que consultar directamente CompraNet.

Además, señaló que los hospitales descentralizados tienen su propia Unidad de Transparencia por lo que otorgó los vínculos electrónicos de las páginas oficiales del Hospital General de México Doctor Eduardo Liceaga, del Hospital General Doctor Manuel Gea González y el Hospital Juárez de México.

Dijo además que el Hospital de la Mujer, el Hospital Juárez Centro y el Hospital Nacional Homeopático no habían localizado registro de adquisición de los dos medicamentos, mientras que la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales de la dependencia también había reportado la inexistencia de la información.

El comisionado Salas expuso que la pertinencia del caso cobra relevancia por las manifestaciones de protesta del pasado 23 de enero cuando padres de familia se manifestaron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para protestar por la falta de medicamentos en hospitales públicos para el tratamiento de sus hijas e hijos con cáncer.

Aseguró que en el análisis del caso se detectó que la Unidad de Transparencia de la dependencia fue omisa en turnar la solicitud a otras unidades administrativas que podrían ser competentes para contar con dicha información, y que no procedía la orientación a consultar al Sistema CompraNet porque no se proporcionaron las indicaciones para encontrar la información de interés.

Destacó además que en la solicitud, el nombre del medicamento era incorrecto y la dependencia no lo corrigió en su respuesta, por lo que no se tiene certeza del criterio de búsqueda implementado por la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales, el Hospital de la Mujer y el Hospital Juárez Centro.

Salas aseguró que en el contexto del desabasto de medicamentos y de la transición a una política pública de gratuidad total en medicamentos y atención médica, es probable que las solicitudes de información relacionadas con ese tema se incrementen.

“Ante la reforma el sistema de salud que emprende la administración federal actual y a la cual se pueden sumar las autoridades estatales, es altamente probable que la demanda de información aún crezca. Este Instituto debe velar porque sea atendida de forma cabal y oportuna esta demanda de información.El derecho de acceso, como lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, es un derecho llave que puede ayudar a las personas a ser efectivo un derecho fundamental como es el derecho a la salud”, aseguró.