Incendio en área protegida de Jimulco | Foto: Sandra Gómez
En el lugar permanece personal de CONAFOR y SEDENA para monitorear y evitar que se reavive el fuego, en el entendido de que el incendio está controlado, pero hay focos rojos que son vigilados.

Torreón, Coahuila.- Además de la fauna silvestre, por menos una superficie de 800 hectáreas de arbustos resultaron afectadas por el incendio originado la tarde del lunes en la Región de Jimulco y que se extendió a la zona serrana del municipio de Viesca, informaron autoridades de Protección Civil de Torreón.

En el combate al fuego participaron bomberos de los vecinos municipios laguneros en un esfuerzo conjunto para sofocar el fuego y dejar el área bajo control, lo cual sucedió ayer por la noche.

De acuerdo con el reporte de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), los daños se registraron en especies de flora tales como pastizales, lechuguilla, nopal, maguey, palma samandoca y yuca, así como distintas especies de fauna, muchas de ellas endémicas de esa zona.

Las 800 hectáreas siniestradas corresponden al área protegida de la Región de Jimulco, una reserva ecológica localizada al sur del municipio de Torreón, informó el director de Protección Civil del municipio, Alfonso Mijares Ramírez.

Dio a conocer que personal a su cargo en coordinación con elementos de la CONAFOR, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), así como brigadistas de la Reserva Ecológica Municipal Sierra y Cañón de Jimulco, así como el personal enviado de otros municipios laguneros, todos colaboraron en las labores para impedir el avance del fuego hacia los cerros.

Después de realizar labores de combate al fuego, emprendieron el regreso por la noche a la ciudad de Torreón, aunque los brigadistas se mantienen alerta para en caso de que sea necesario volver a brindar apoyo.

Además, el personal de la Dirección General de Medio Ambiente, en solidaridad apoyaron a los brigadistas con víveres, como latas de atún, bebidas energizantes, agua embotellada, galletas y servicio médico.

En el lugar permanece personal de CONAFOR y SEDENA para monitorear y evitar que se reavive el fuego, en el entendido de que el incendio está controlado, pero hay focos rojos que son vigilados.