Tomada de Twitter
Con un contundente 6-0, los ingleses aplastaron en la cancha al rival en un partido en el que la tribuna tuvo a un grupo de racistas

La selección inglesa goleó 6-0 a Bulgaria en un partido marcado por los problemas con un grupo de aficionados locales que supuestamente se dirigieron en términos racistas a los jugadores ingleses, lo que obligó a suspender el encuentro en dos ocasiones.

Ambos incidentes ocurrieron en una primera parte marcada por la exhibición de una Inglaterra muy superior que se impuso con tantos de Ross Barkley (2), Sterling (2), Rashford y Kane.

Tomada de Twitter

La clasificación de Inglaterra, que llegará tarde o temprano, la aplazó la victoria de Kosovo ante Montenegro, por lo que los ingleses tendrán que esperar una jornada más para lograr el pase a la Eurocopa.

Tras la derrota ante República Checa, Gareth Southgate introdujo cinco cambios en el once. Los más llamativos, la salida de Keane del centro de la defensa y la de Jadon Sancho del ataque. Tomaban sus lugares Tyrone Mings, central del Aston Villa, y Marcus Rashford, y el segundo no tardó en dejar su sello.

El atacante del Manchester United, sin la presión que tiene en los “Diablos Rojos”, inventó la jugada del partido. Dejó a dos rivales en el suelo pegado a la banda izquierda y cerró el primer gol con un derechazo ante el que Iliev quizás podría haber hecho más.

Esa vez, Inglaterra no dejó que el rival empatase rápido y se fue al ataque. Barkley finalizó una gran asistencia de Sterling e Inglaterra comenzó a cerrar una victoria que los propios jugadores sabían que no valía para la clasificación puesto que Kosovo ya estaba ganando.

Entonces, unos supuestos cánticos racistas llevaron al árbitro a parar momentáneamente el partido y a la voz del estadio a anunciar que el árbitro, el croata Ivan Bebek, estaba considerando suspenderlo.

La semana había estado marcada por declaraciones en contra del racismo por parte de los jugadores ingleses y con negaciones por parte de los organismos búlgaros de que fuera a haber algún problema durante el encuentro. Pero parece que lo hubo, aunque tras minutos de incertidumbre y de abucheos por parte de la tribuna, el juego continuó.

Luego de los primeros incidentes, Barkley remató un gran centro con la zurda de Harry Kane y puso la goleada de Inglaterra.

A dos minutos para el final del primer tiempo, el juez volvió a parar el partido, debido a las quejas de Kane y Southgate sobre los cánticos racistas.

Tomada de Twitter

Varios aficionados fueron expulsados del campo y cada vez era más creciente la sensación de que el partido se suspendería, pero se volvió a jugar y en el tiempo añadido (6 minutos) que decretó Bebek, Kane, en un contraataque, sirvió el cuarto para que lo empujase Sterling.

El propio Sterling hizo el quinto, tras la tercera asistencia de Kane, y el delantero del Tottenham logró su ansiado gol a cinco minutos del final, en una segunda parte tranquila y sin incidentes extradeportivos.

Tomada de Internet

Inglaterra tendrá que esperar a su próximo encuentro, el 14 de noviembre, ante Montenegro, para poder cerrar su pase a la Eurocopa. Los ingleses lideran el grupo con 15 puntos, con tres de ventaja sobre la República Checa y cuatro sobre Kosovo, con dos jornadas por disputarse.