Protesta. En la manifestación se vieron carteles con mensajes que hacían alusión a que en la capital se protege más un monumento que la vida de una mujer. CUARTOSCURO
Una cadena feminista dio el banderazo a las manifestaciones que se prevé culminen con Un Día Sin Mujeres

CDMX.- Fue una cadena feminista corta, pero con un mensaje que se replicará este día en la Ciudad: alto a la violencia de género y a los feminicidios.

Ayer poco más de 100 mujeres se posicionaron en las inmediaciones del Hemiciclo a Juárez para realizar esta cadena, con la que dieron inicio a las manifestaciones que se prevé que culminen el próximo lunes, con Un Día Sin Mujeres.

Cerca de las 17:00 horas, ellas, todas vestidas de color violeta o verde, se alinearon, entrecruzaron sus manos para guardar distancia y conformaron el performance, que duró aproximadamente una hora.

También se hicieron acompañar de cánticos y bailes, además de carteles con mensajes que hacían alusión a que en la capital se protege más un monumento histórico que la vida de una mujer.

“¡Estamos hartas de la violencia de género!”, gritaban varias de las manifestantes; otras, moviendo sus manos de arriba a abajo, entonaban: “¡Se va a caer, se va a caer! ¡El patriarcado se va a caer!”.

“¡Si te pega, no te ama!”, “¡Señor, señora, no sea indiferente! ¡Se mata a mujeres en la cara de la gente!”, lideraba una mujer con un altavoz mientras se movía de un lado a otro de la cadena feminista.

Entre los carteles se podía leer: “El acoso en el transporte público es violencia de género” o “Basta de violencia institucional, feminicidios, es emergencia nacional”.

La cadena duró poco, pero el objetivo se lograba. Los automovilistas se solidarizaban haciendo sonar el claxon de su vehículo; los transeúntes caminaban al lado de la cadena y con celular en mano para registrar el momento, que podrá ser recordado como el inicio de una movilización histórica para el País.

El Hemiciclo a Juárez no podía ser ajeno al reclamo y frustración por el número de feminicidios que se registran en el País.

Al lugar llegó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos local, Nashieli Ramírez, quien dijo que se esperaba la llegada de muchas. El mensaje de la movilización tiene una consigna clara: “un alto a la violencia”.