Saltillo sigue de luto por la gran pérdida

Saltillo está de luto por la pérdida de uno de sus iconos arquitectónicos: Casa Alameda. Hace unas horas aparecieron frente a la reja principal un par de veladoras para honrar la memoria del recinto que fue declarado pérdida total.

Ayer después de la media noche las llamas abrazaron el lugar en donde vivió y murió el exgobernador Ignacio Cepeda Dávila, pero que también fuera un espacio educativo, después para la música y recientemente para cualquier expresión cultural independiente.

Tanto la reja de la calle Purcell como el portón que da a Ramos Arizpe, muestran sellos de suspensión.

“La violación total o parcial de esta medida cautelar serpa sancionada de acuerdo a la legislación vigente. Para levar a cabo el levantamiento de la medida, deberá presentare en la Unidad Municipal de Protección Civil y cumplir con los requisitos solicitados por la misma”, se lee en las etiquetas que impiden la entrada al lugar.

Hasta el momento las autoridades no han entregado el diagnóstico del edificio ni al INAH, ni a las autoridades del Centro Histórico, sin embargo ayer Héctor Gutiérrez, director de Protección Civil aseguró que aún es peligroso entrar al lugar.