El gobernador hizo un llamado a la sociedad de la Comarca Lagunera para que se ajuste a los protocolos sanitarios. SANDRA GÓMEZ
Primero está la salud de los coahuilenses, cada paso será estudiado y los comercios y empresas que no apoyen las medidas, tendrán que ser clausurados, sentenció.

Torreón.- Debido al aumento considerable de contagios durante las últimas semanas y al incremento de pacientes hospitalizados por COVID-19, es momento de restringir actividades en La Laguna, pero se hará de manera responsable en los giros que más han afectado, informó el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís.

Explicó en las próximas horas se tomarán las decisiones correspondientes, por lo cual el Subcomité de Salud Región Laguna se declaró en sesión permanente, a fin de sostener reuniones primero con el sector comercio y luego con representantes otros sectores.

Las actividades que primero se podría dar marcha atrás o detener dijo que son las de convivencia social, pero primero a partir de hoy se realizará un análisis, empezando por revisar nuestra capacidad hospitalaria y la metodología que se ha seguido para la recepción de positivos, así como las acciones de los cercos sanitarios.

Anticipó que con prudencia, todos los giros pueden ser clausurados y regresar al confinamiento; sin embargo, en las próximas horas se definirá cuál es la participación de las actividades económicas que en este momento están abiertas, para ver la posibilidad de que puedan apoyar.

Las decisiones que tome el Subcomité de Salud Región Lagua para la cancelación de actividades económicas, manifestó que serán consensadas y planeadas con los diferentes sectores sociales y productivos de la región.

El gobernador hizo un llamado a la sociedad de la Comarca Lagunera para que se ajuste a los protocolos sanitarios, que en las festividades que se avecinan no salgan si no es de forma segura y siguiendo las medidas correspondientes.

Todo lo que signifique movilidad o reuniones masivas se estarán siendo canceladas, sin dar un retroceso si no es necesario, puesto que no se tomarán decisiones que puedan perjudicar la economía y que paguen justos por pecadores.

La intención es detectar las actividades que están generando un mayor número de contagios, puesto que todavía estamos en la fase de reactivación económica, no nos hemos recuperado por los cierres del confinamiento y todavía hay mucho por hacer para recuperar los empleos perdidos.

Primero está la salud de los coahuilenses, cada paso será estudiado y los comercios y empresas que no apoyen las medidas, tendrán que ser clausurados, sentenció.