La barda formó una represa al impedir el cauce natural de las aguas. ESPECIAL
Documentos en poder de VANGUARDIA confirman que el permiso, fechado en mayo de 2017, otorga a la empresa Desarrollos y Proyectos Mendel SA de CV la licencia para la construcción de una barda perimetral

Una barda perimetral autorizada en 2017 por la administración del exalcalde Isidro López Villarreal fue la causa principal de la inundación que sufrió el Fraccionamiento El Campanario el domingo pasado.

Documentos en poder de VANGUARDIA confirman que el permiso, fechado en mayo de 2017, otorga a la empresa Desarrollos y Proyectos Mendel SA de CV la licencia para la construcción de una barda perimetral con una  altura máxima de 2.50 metros para la unidad habitacional, ubicada en el predio denominado Torrecillas y Ramones.

En estas lluvias, dicha barda formó una represa al impedir el cauce natural de las aguas del Arroyo El Blanco, la que posteriormente se desbordó, dirigiendo el agua al referido fraccionamiento, afectando a decenas de colonos. Las aguas de dicho afluente escurren desde el municipio de Arteaga.

Las lluvias de “Hanna” causaron, tan sólo en El Campanario,  fraccionamiento privado al norte, la evacuación de 45 familias ante la avenida de agua, provocada, según vecinos afectados, por la construcción irregular de otros fraccionamientos, lo que fue confirmado con la documentación referida.

Los escurrimientos de agua entraron a El Campanario por las calles La Parroquia y Del Campanario, diseminándose luego por el resto de esta zona habitacional con los resultados conocidos.

José Reyes


José Reyes Quintero. Orgullosamente periodista de VANGUARDIA desde noviembre de 1999, aunque mi incursión en el periodismo se remonta al año de 1988, cuando inicié mi carrera en Monterrey, mi ciudad natal, donde estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UANL. He cubierto desde actividades policiacas hasta deportivas, incluso sociales, siempre en el periodismo escrito.  Actualmente me especializo en temas electorales, políticos, de seguridad y legislativos. Vivo de la palabra y como tal, me esfuerzo al máximo por respetar nuestro idioma.