Foto: Especial
El presidente López Obrador reiteró que no teme que haya una fuga de inversiones pero seguirá dando prioridad a la defensa de la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex

Ante el reclamo de un grupo de congresistas de Estados Unidos en el sentido de que México no cumple con los acuerdos en materia energética, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que su gobierno seguirá dando prioridad a los negocios públicos con Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En ese sentido, López Obrador garantizó que, aunque Pemex y CFE seguirán siendo prioridad, la iniciativa privada no tiene nada que temer, pues siempre que sus contratos se apeguen a la ley, serán plenamente respetados.

En su conferencia de prensa, el presidente dijo que con los márgenes que tiene su gobierno se rescatará a Pemex y a la CFE, porque si no, no se podría mantener el compromiso de que no aumenten los precios de los combustibles.

Al ser cuestionado sobre si por esta política no teme que haya una fuga de inversiones en este sector, el Presidente dijo que no, porque los inversionistas saben muy bien que tienen campos suficientes para invertir en México, siempre y cuando se respeten las leyes de México y no haya corrupción.

Lo que sucedió en los últimos años es que las empresas extranjeras abusaron y saquearon al país porque sobornaban a funcionarios del gobierno federal. Eso ya no se está permitiendo, ni se permitirá, hay reglas muy claras y constantemente me están buscando empresarios extranjeros para informarme que van a traer más capital a México. 

Son bienvenidos siempre y cuando no haya abusos, no haya saqueos, no haya contratos leoninos, que paguen impuestos, que respeten la soberanía del país. México es un país con muchas oportunidades para la inversión, no hay abusos, es decir, no se castiga a nadie por consigna, no se le da preferencia a una empresa por encima de otras como era antes. 

En ese sentido, López Obrador recordó que en el sexenio de Felipe Calderón la empresa Repsol era la favorita e hicieron muchos negocios. Mientras que en el sexenio de Enrique Peña Nieto la favorita fue OHL.

Dijo que muchas empresas tienen espacios en medios de gran prestigio para criticar su política que supuestamente ahuyenta la inversión extranjera en México, pero a ellos les dijo: “uy que miedo, mira como tiemblo”.