Abuso. Los hechos habrían ocurrido el 5 de marzo, cuando la mujer fue a pedir información sobre su esposo detenido; ningún funcionario la quiso atender, entonces el agente estatal le ofreció ayuda e invitó a pasar a la caseta. ESPECIAL
Hasta que el asunto llegó a manos del delegado regional, Everardo Lazo Chapa, y ordenaron la investigación

Acusado por el delito de violación, un elemento de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) se encuentra bajo investigación pese a las trabas puestas por una funcionaria del Centro de Justicia para el Empoderamiento de las Mujer.

Los hechos habrían ocurrido la tarde del pasado viernes 5 de marzo, cuando la víctima de 31 años acudió a las instalaciones de la delegación sureste de la Fiscalía General del Estado (FGE) a preguntar sobre la situación de su esposo, a quien se le sigue una investigación por robo.

Sin embargo, la mujer no fue bien recibida en las oficinas del segundo grupo de robos y la enviaron a “desfilar” oficina tras oficina.

Luego de que ningún funcionario la quiso atender, llegó a la caseta denominada “la pluma”, ubicada en la parte posterior de la delegación sureste de la FGR, a cargo del agente Juan Manuel “N”.

El elemento estatal le ofreció ayuda a la mujer y la invitó a pasar a la caseta; ella le dijo que le llevaba comida a su esposo porque no tenía esperanzas de verlo tras los pésimos tratos que recibió en la institución.

Con engaños, el agente la condujo al interior de la caseta donde la violentó y consumó la agresión sexual para después amenazarla de muerte.

La afectada partió rumbo al Centro de Empoderamiento de la Mujer, donde la funcionaria Martha Rivero no la quiso atender y le dijo que primero diera aviso al 911. Ni siquiera le ofreció ayuda psicológica, pero Rivero catalogó al agente como serio y de confianza porque lleva más 35 años en la institución estatal.

Invadida por una crisis de histeria, la mujer se metió directo a las oficinas de la Policía Investigadora para suplicar ayuda y aun así no le dieron importancia, hasta que el jefe de grupo de la policía investigadora, Agustín Mercado, ordenó el aseguramiento del acusado.

La denunciante fue llevada a dictamen y en la prueba química se confirmó que tenía semen, el cual corresponde al del agente ministerial Juan Manuel “N”.

A pesar de estas evidencias, el personal del Ministerio Público del Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, en lugar de proteger a la víctima, seguían protegiendo al elemento de la AIC.

Hasta que el asunto llegó a manos del delegado regional, Everardo Lazo Chapa, y ordenaron la investigación.

Pese a ello, las funcionaría del Centro de Empoderamiento le informaron que la investigación terminaría bajo un convenio donde el agente ministerial le depositaría 30 mil pesos como supuesta reparación del daño, cuando la afectada exigía castigo porque se sentía sin protección con su esposo en la cárcel.

Fuentes extraoficiales de la FGE informaron que al acusado le saldrá una orden de aprehensión por violación. Para las próximas horas de hoy tendrá que estar en el penal varonil de Saltillo.