Archivo
Cuatro agentes de Interpol-México fueron vinculados a proceso por robo agravado, delitos contra la administración de justicia y tortura.

Un juez federal vinculó a proceso a Gualberto Ramírez Gutiérrez, extitular de la Unidad Antisecuestros de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), por falsificación de documentos y simulación de pruebas.

Durante una audiencia celebrada en el Reclusorio Sur, el juez de control, Ganther Alejandro Villar Ceballos, autorizó a la Fiscalía General de la República (FGR) seguir investigando al exfuncionario a quien se le relaciona con una red de funcionarios federales y locales, supuestamente orquestada por el empresario Juan Pablo González Cimadevilla, para dañar a su exesposa y a la familia de esta.

En la diligencia, el juez rechazó vincular a proceso a los abogados Javier Coello Trejo Zuarth y a Luis Octavio Pérez Pozos, al considerar que no existen datos de prueba suficientes para presumir que cometieron alguno de los nueve delitos que la FGR pretendía imputarles.

Los delitos por los que Ramírez Gutiérrez fue vinculado a proceso no merecen prisión preventiva de oficio por lo que el juez de control le concedió el beneficio de continuar el litigio en libertad. Para ello, le retiró el pasaporte para que no abandone el país y le ordenó presentarse semanalmente ante el Centro de Justicia a firmar su asistencia. Además, le restringió todo acercamiento a las instalaciones de la FGR.

En noviembre pasado, EL UNIVERSAL informó que por este caso, cuatro agentes de Interpol-México fueron vinculados a proceso por robo agravado, delitos contra la administración de justicia y tortura.

Según la FGR, los agentes formaron parte de la red en la que otros servidores públicos de la institución se confabularon con autoridades de Jalisco, Cimadevilla y sus abogados para acusar a la exesposa del empresario y su familia de tener nexos con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y que "utilizaron" al Poder Judicial Federal (PJF) para obtener órdenes de aprehensión contra ellos.

La FGR indicó que la investigación sustentada en datos falsos se gestó entre abril y mayo de este año en la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro de la Seido, entonces encabezada por Gualberto Ramírez, desde donde se "fabricaron y sembraron" pruebas, de manera dolosa y "maquiavélica", mediante la manipulación de información de agencias estadounidenses en materia de combate al tráfico de armas de México a Estados Unidos.