La actriz y conductora aceptó que se hizo unos arreglitos en el busto, pues luego de cuatro embarazos, su cuerpo "era un desastre"

Si alguien ha sido muy clara, honesta y transparente con la prensa, esa es Jacky Bracamontes y aunque siempre dijo que se retiraba por una pequeña temporada, pues se iba a someter a varias cirugías, de lo que no había hablado era de que se trataba de una que tenía que ver con un procedimiento estético, el del busto, pues luego de tener cuatero embarazos, era "justo y necesario" y el otro, era un asunto médico que se tenía que atender ya.  

“Después de cuatro embarazos, dos de ellos dobles, pues todo esto era un desastre, entonces el doctor me hizo una reconstrucción de los senos totalmente, cero aumento, cero nada, solo reconstrucción. Tenía una hernia en el ombligo, entonces me quito la hernia, me cosió los músculos del abdomen porque lo tenía totalmente separados".

"Entonces me dijo: ‘Uno por salud de que los órganos están totalmente expuestos y no hay nada que te proteja y dos, aunque hagas 300 abdominales diarias nunca vas a tener un abdomen plano porque no tienes músculos ahí, entonces eso fue lo que me hice”, compartió Bracamontes.

 

 

La actriz comentó que esta última cirugía duró casi siete horas y decidió, que al menos en la cuestión estética ya no quiere repetir la experiencia: "La verdad que fue pesada la operación, como siempre les he dicho, si alguien me hubiera explicado lo que era tal vez no lo hubiera hecho, entonces sí estuvo pesado, pero la verdad que bueno que ya lo hice, pero no me quiero volver a operar por gusto nunca más". 

La actriz comentó que más que un gusto que ella se quería dar, de gustarse al verse al espejo, también quería hacerlo para estar de la mejor manera para su esposo Martín Fuentes: “Primero fue para mí el regalo porque la que se ve en el espejo todos los días soy yo, yo soy dueña de mi cuerpo y la verdad es que quería estar bien, pero ya de paso le toca el regalo a mi marido y espero que le guste. No vamos a ver el resultado final hasta dentro de seis meses".

“Es una decisión muy personal, es una decisión que tienes que tomar cien por ciento convencida, si tienes dudas espérate a que estés convencida, porque la verdad no es fácil vivir este proceso, para mí la recuperación fue muy dura, no poderse mover, no poder bañarme en una semana fue complicado”, aseguró.