DeGrom estará en el montículo para el primer partido de temporada de los Mets, para enfrentar a Max Scherzer y los Natcionales el 1 de abril. AP
El as de los Mets ha ido mejorando sus lanzamiento y agregando velocidad conforme suma años a su carrera

NUEVA YORK.- Debido a que Nolan Ryan lanzó tan bien durante tanto tiempo, fue, durante muchos años, un modelo funcional debería ser el cuerpo de un lanzador en Grandes Ligas. Tenía esas poderosas piernas que anclaban una entrega compacta y fluida. Se cree que llegó a las 100 mph en una época en la que los que lanzaban con fuerza eran los muchachos que alcanzaban las 90 mph. Ryan acumuló 5,714 ponches en las Grandes Ligas. Como señaló Justin Verlander, Ryan mantuvo su condición de lanzador de poder durante toda su carrera de 27 años.

Pero el cuerpo definitivo del lanzador de esta generación podría pertenecer a Jacob deGrom de los Mets: 1.93 metros y angular, una banda de goma humana con flexibilidad y elasticidad. Incluso a los 32 años, todavía parece encontrar palancas fisiológicas que le permiten lanzar un poco más fuerte y hacer que la pelota se mueva un poco más. El segunda base Jeff McNeil reconoció que después de que deGrom lanza una buena recta, él dará la vuelta y mirará la pizarra para ver cuánto marcó el velocímetro. El otro día, la recta de deGrom se registró a 102 mph.

Para poner ese número en perspectiva: en el primer año de deGrom en las mayores, su velocidad promedio en la recta fue de 93.5 mph. Ese número ha seguido aumentando año tras año.

Su velocidad promedio fue la más alta en el beisbol el año pasado, pero la preeminencia de poder de deGrom fue aún más pronunciada con su slider. Entre los lanzadores que se clasificaron para el título de efectividad, deGrom lanzó su slider casi 3 mph más fuerte que cualquier otro.

DeGrom estará en el montículo para el primer partido de temporada de los Mets, para enfrentar a Max Scherzer y los Natcionales el 1 de abril.