El escritor Javier Cercas pronuncia unas palabras tras recibir el LXVIII Premio Planeta de Novela, con su obra "Terra Alta". Foto: EFE
Javier Cercas se alzó con el Premio Planeta por su novela "Terra Alta".

El escritor extremeño Javier Cercas ganó el 68º Premio Planeta, dotado con 601.000 euros, con la novela "Terra Alta".

El ganador del Planeta había ocultado su nombre tras el seudónimo de Melchor Marín y el título ficticio de su obra era "Cristales rotos", mientras que el finalista de este destacado premio es Manuel Vilas, que se presentó con el seudónimo de Viveca Lindfors, por la novela "Alegría", que llevaba el título ficticio de "Tal como éramos".

En la novela ganadora Cercas recurre al personaje de Melchor Marín, un exdelincuente convicto, actualmente mosso d'esquadra (Policía) en Gandesa, la capital de la comarca de la Terra Alta, y héroe en los atentados yihadistas de Cambrils de agosto de 2017.

El protagonista se enfrenta a la resolución de un triple asesinato por la que tendrá que pagar un precio muy alto.

El jurado del premio Planeta, que seleccionó la novela de Javier Cercas entre las 564 obras presentadas este año, estaba integrado por Alberto Blecua, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López, directora de Editorial Planeta.

En nombre del jurado, Juan Eslava Galán ha remarcado el carácter "psicológico" que introduce el autor en esta trama policíaca y ha subrayado la combinación de "dos historias entrelazadas, por un lado el crimen de un matrimonio de personas potentadas y por otro la propia historia personal del policía que investiga".

La obra finalista narra la vida de un hombre de mediana edad, atormentado por sus propios demonios (la depresión, el paso de los años o la muerte de sus seres queridos) y lleva de la mano al lector en su día a día para hacerle vivir su inexorable camino hacia un tiempo de comprensión y felicidad.

Sobre la finalista, Eslava Galán comentó que el autor aporta "una mirada lúcida y descarnada hacia la sociedad española" y detecta "mucho de autorreflexión".