Foto: Especial
El gobernador explicó que este esquema permite seguir recibiendo recursos de la federación, pero sin ceder el control total de los servicios de salud

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, afirmó que su administración firmarpa como “no adherido” el convenio para el programa de centralización de los servicios de salud con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Corral explicó que las características y circunstancias de la entidad así lo demandan, pensando en la población antes que en un modelo administrativo. 

El esquema de “No Adheridos” consiste en la transferencia directa de recursos federales a los estados e implica que el gobierno local realice una aportación solidaria y se sujete a los mecanismos del sistema de evaluación y supervisión del propio Insabi.