Recordamos parte de su legado como guionista

El escritor mexicano José Emilio Pacheco (1939–2014) no sólo dejó un importante legado literario, también plasmó su huella en la historia de la cinematografía nacional como guionista.

El Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), recuerda tres de sus obras más emblemáticas, realizadas en colaboración con el cineasta Arturo Ripstein, disponibles en la plataforma digital FilminLatino.

 

El castillo de la pureza (1972)

Gabriel Lima, decide mantener a su esposa e hijos lejos de la corrupción que hay afuera de los muros que protegen su casa. Por ello, durante 18 años, ninguno de los suyos ha mantenido contacto con el exterior.

Sin embargo, el encierro provoca situaciones extremas como el incesto. Además, la desesperación de los jóvenes provoca que escriban un mensaje que termina en manos de la policía. El castillo de la pureza está a punto de derrumbarse.

Cabe destacar que la trama de la cinta surgió a partir de una historia real sucedida a finales de los 50, en los que un hombre fue acusado de secuestrar a su familia. A partir de ese hecho, Ripstein, al lado de José Emilio Pacheco, desarrolló el guión.

El santo oficio (1973)

Tras la lectura del libro Fe, llamas e Inquisición, de Seymour Liebman, así como de otras lecturas más, Arturo Ripstein le propuso a José Emilio Pacheco realizar un guión sobre la difícil situación de la comunidad judía en México a finales del siglo XVI.

El cineasta y el escritor ya habían trabajado juntos en la exitosa El castillo de la pureza, por lo que continuaron su prolífica colaboración con este acercamiento a la historia de varios judíos perseguidos por la Inquisición, injustamente culpados de una epidemia.

El lugar sin límites (1977)

La Manuela, un homosexual que trabaja en un burdel manejado por su hija, se entera de que Pancho, un camionero con quien alguna vez tuvo un violento altercado, está por regresar a su pueblo. Pese al temor que le infunde, decide hacer frente a su pasión por él.

Basada en una célebre novela de José Donoso, esta cinta marcó el final de la mejor época del cine mexicano de producción estatal y sentó un precedente importante en el retrato de la homosexualidad.

José Emilio Pacheco fue un destacado representante de la poesía, la narrativa y la divulgación cultural por más de medio siglo. Su trayectoria literaria lo hizo merecedor de reconocimientos como el Premio Cervantes 2009. Uno de los escritores más importantes de la literatura mexicana del Siglo XX.