Foto: Especial
Elisa tenía 29 años y estaba embarazada de seis meses, y fue brutalmente asesinada por una jauría de perros que participaba en una cacería de ciervos el pasado sábado, en Francia

Elisa Pilarski, la joven embarazada, asesinada por una jauría de perros mientras paseaba a su perro por el bosque en el norte de Francia, llamó por teléfono a su pareja justo antes de la tragedia diciéndole que "se sentía amenazada por varios perros".

El cuerpo de la chica estaba destrozado por las mordeduras de los animales y fue encontrado por su pareja

Elisa tenía 29 años y estaba embarazada de seis meses, y fue brutalmente asesinada por una jauría de perros que participaba en una cacería de ciervos el pasado sábado, según han informado fuentes policiales. Fue su pareja quien encontró el cuerpo de la chica absolutamente destrozado por los mordiscos de los animales.

Foto: Especial

Piden prohibir la caza

Familiares y amigos de la víctima hacen un llamamiento a las autoridades a través de las redes sociales para que prohíban la caza y piden que se haga justicia. Tras la tragedia, la actriz Brigitte Bardot también ha pedido prohibir la caza esta temporada y ha enviado una carta a la ministra de Ecología de Francia, Élisabeth Borne.

"Por culpa de la caza, el 98'5% de los franceses no podemos disfrutar de los bosques con seguridad"

La actriz también acusa a las autoridades de estar sometidas a la voluntad de los cazadores que representan el 1,5% de la población mientras impiden que el 98,5% de los franceses puedan disfrutar de sus bosques con seguridad.

La muerte de la chica, que caminaba por el bosque de Retz, al norte de París y a 150 kilómetros de la frontera con Bélgica, ha sido provocada por una "hemorragia como consecuencia de las diversas mordeduras en los brazos y piernas, pero también en la cabeza", según ha explicado el fiscal de Soissons, Frédéric Trinh.

Ya se han practicado analíticas a 93 perros para determinar qué perros la atacaron y cuáles no. Algunos de los animales agresores la mordieron hasta la muerte mientras que otros continuaron desgarrando su carne cuando ya estaba muerta.