Foto: Tomada de Internet
Daniel Gómez Íñiguez uno de los 30 jóvenes más emprendedores según Forbes

Con la conferencia del joven empresario mexicano, Daniel Gómez Íñiguez, da inicio el segundo día de conocimiento en el congreso Progressus organizado por el Instituto Tecnológico de Saltillo.

‘’Lo abstracto de emprender’’ su ponencia, que expresa las grandes dificultades a las que se enfrentó a lo largo del trazo de su carrera, para hoy, convertirse en uno de los 30 jóvenes más emprendedores según Forbes.

En la amena charla, contó la travesía y los experimentos con los que logró componer las dos empresas que fundó, y que empezó desde la cocina de su casa.

El joven Químico, empezó con un experimento casero mientras cursaba la ingeniería química en la vecina ciudad de Monterrey. Recuerda como si fuera ayer, el día en que su madre le dijo que su experimento debía salir de cocina, en ese entonces, la idea era crear biodiesel con aceite vegetal.

A partir de ese evento, se dio a la tarea de emprender la pequeña empresa, con la que intentó participar en un gran número de becas a nivel nacional, con las dependencias gubernamentales de la ciencia. 

Aunque los tropiezos fueron muchos, un día recordó que su papá le decía que la gente que conseguía conformar una empresa, era gracias al azar de la suerte, y desde entonces, la suerte para Daniel se convirtió en ‘’Reto’’.

Con mucho trabajo y esfuerzo, por fin consiguieron el material especial para crear la planta que produciría biodiesel, pero la sorpresa fue que en lugar de diésel, creó jabón. 

Contó que a pesar de las fricciones políticas que tenía el Gobernador de Nuevo León y Felipe Calderón, tuvo la oportunidad de concursar con su proyecto a nivel nacional y en el que ganó el Premio Nacional de la Juventud. Anteriormente tuvo fracasos en Kansas, Perú y otros países, además de la bolsa de valores, pero eso no le impidió continuar. 

Después, inició otro proyecto relacionado con la transparencia del Gobierno mediante la web, con el que lograría acercar a la sociedad con los políticos en las campañas. Dentro de esta etapa, tuvo la oportunidad de viajar a Suiza, Europa, Washington, Silicon Valey y Rusia, siendo este último, el País donde intentaron meterlo a detención por el sesgo de transparencia que existía en dicho lugar. 

Dentro del caos que genera la búsqueda de oportunidades, Daniel contó que estuvo a punto de ser expulsado de la universidad por faltas, estaba enfermo, sus dos empresas estaban a punto de quebrar, dormía dos horas al día y malcomía. En esa época, había tomado 300 vuelos, sus papás pasaban por situación de divorcio, y lo corrieron de casa. 

Pero, su maestra de meditación le dijo una frase: ‘’Una flecha en un arco, mientras más te jalen hacia atrás, más lejos vas a llegar’’.

Por fin reestructuró Solben, la empresa de biodiesel que ahora es una de las más representativas en el rubro de energía en México.

Al poco tiempo, un amigo de Daniel que conoció a los 17 años durante un concurso que perdió en Perú, volvió a llamarlo en Washingtong, y le comentó que su esposa trabajaba en el Banco Mundial, y que para empoderar a proyectos de transparencia, otorgarían cuatro fondos con un apoyo de un millón de dólares, de el que fue acreedor con su proyecto GOV FACES.

Habló de su pasión por el arte, y que en el trayecto conoció a un vagabundo oaxaqueño de nombre Gabriel, quien le enseñó a respetar el dinero. Le dio su ayuda por el gran conocimiento y filosofía, una de esas enseñanzas fue: El dinero es sólo papel. 
Hoy en día siguen viviendo juntos, y Gabriel con su técnica de hilos, ha tenido una gran carrera trazada en muchos lados del mundo, donde por discriminación ha llegado hasta la cárcel europea.

Recomendó a los alumnos, tener bien fijas las metas, no tener miedo a caer, además de tener ambición para lograr emprender y rodearse de otros grandes emprendedores que ayuden al crecimiento.