Foto: EFE
Durante el juicio, el exoficial de 45 años, se declaró inocente de todos los cargos en su contra por la muerte de Floyd

Después de tres semanas de testimonios en los que participaron 45 testigos, el jurado declaró este martes al exoficial Derek Chauvin culpable de asesinar en Minnesota a George Floyd, un ciudadano afroestadounidense cuya muerte generó protestas en todo el país a favor de la igualdad racial.

El jurado que estuvo a cargo del caso determinó que Chauvin es culpable de asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado.

De acuerdo con las leyes estadounidenses, el delito de asesinato en segundo grado está penado con hasta 40 años de cárcel; el asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y el homicidio en segundo grado, hasta 10 años.

Durante el juicio, el exoficial Chauvin, de 45 años, se declaró inocente de todos los cargos en su contra por la muerte de George Floyd.

Los integrantes del jurado se aislaron en un hotel para repasar las pruebas presentadas en el juicio antes de llegar a la sentencia condenatoria.

El juez Peter Cahill advirtió a los integrantes del jurado que tendrán que confiar en sus propios recuerdos del juicio contra Chauvin con la ayuda de notas que se les permitió tomar.

“Durante sus deliberaciones, no deben permitir que los prejuicios, la pasión, la simpatía o la opinión pública influyan en su decisión”, añadió el juez Peter Cahill.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, solicitó asistencia adicional a las fuerzas del orden de Ohio y Nebraska antes del veredicto en el juicio de Derek Chauvin, ante la amenaza de posibles disturbios.

A lo largo del juicio, que empezó el 29 de marzo, la fiscalía argumentó que Floyd murió por la asfixia provocada por la presión de la rodilla de Chauvin. 

La defensa del expolicía Chauvin, en cambio, afirmó que su muerte fue por otros motivos, como enfermedades subyacentes, la presión alta, el consumo de opiáceos y el estrés del momento, entre otros elementos.

El expolicía Chauvin fue acusado de matar a George Floyd en mayo de 2020. Derek asfixió con su rodilla al hombre afroamericano durante más de nueve minutos hasta que Floyd murió.

Su muerte provocó manifestaciones en varias ciudades de Estados Unidos, así como la creación del movimiento Black Lives Matter, el cual lucha contra la desigualdad racial en ese país.