Ignorada. Para los saltillenses, muy pocos, la Batalla de la Angostura es un hecho a celebrar cada año, y para la gran mayoría o significa nada. / Archivo
Cada año se celebra la histórica batalla, pero todo para ahí y luego se deja de lado

Han pasado 171 años desde que se efectuó en La Angostura una de las batallas más emblemáticas de Saltillo, y es en vísperas de la conmemoración que el historiador Carlos Recio advierte del notorio descuido del que es víctima el lugar que en 1847 fue pisado por Santa Ana y sus tropas, afirmando que el campo atraviesa por una segunda batalla que es contra el olvido.

“Es una segunda batalla, es lo que yo diría, la batalla contra el olvido. Esa batalla se está perdiendo porque se ha destruido el Arroyo de las Terneras, que es por donde pasó la caballería mexicana, es una batalla que ha sido dura porque nadie pone interés”, señaló el catedrático; agregando que con la ampliación de la carretera que el Gobierno del Estado pretende hacer, terminara por modificar la fisonomía del espacio ya que tendrían que destruir todas las lomas.

“Van a rebanar las lomas que son como cinco o seis lomas, porque del otro lado hay unas barrancas, entonces posiblemente las van a rellenar”.

Cultura. Danzas, música, vestidos se muestran en la celebración. / Archivo

En La Angostura ya nada es igual. A los alrededores se observan gallineros, lomas cercenadas, tubería de gas entre las colinas, cables de alta tensión que entorpecen la imaginación de quienes buscan recrear de manera mental el combate entre las tropas mexicanas y norteamericanas. 

Carlos Recio dice que debido a la poca importancia que le dan a este hecho histórico, es que el lugar permanece olvidado por dependencias gubernamentales e incluso por la misma población, quienes son unos de los principales responsables del deterioro del sitio. 

“La gente del ejido puso dos gallineros enormes justo enfrente del Paso de la Angostura, y también hay grasa de carros. Hacia al lado sur rebanaron la Sierra para sacar barro, afortunadamente se detuvo, pero también rebanaron la colina principal para meter gas a derramadero, entonces se ve la colina que se veía bien, esta rebanada, pusieron cables de alta tensión el ejido rento un espacio para colocar una torre de telefonía celular”, explicó Recio.

Exhiben. Con una muestra de armas y aparejos de aquella época, se busca despertar el interés de las nuevas generaciones. / Archivo
Solicité que sirva como centro turístico y se respete la memoria de los combatientes”
Carlos Recio, historiador

Poco queda del territorio original en donde se llevó a cabo la batalla, ya que según comenta el historiador saltillense, durante más de 20 estuvieron extrayendo piedra para la construcción, por lo que gran parte de donde estuvieron las tropas mexicanas cuando Santa Anna inició el combate, está muy destruido. 

BUSCARON PROTEGER EL LUGAR A TRAVÉS DEL INAH
En su búsqueda por conservar el lugar por todos los medios posibles, Carlos Recio señala que hace diez años llevaron propuestas ante el INAH para que el campo donde se llevó a cabo la batalla de La Angostura, se declarara lugar protegido, sin embargo su idea fue rechazada bajo el argumento de que no había ningún edificio histórico en el lugar, por lo tanto no podía protegerse.

“Vino el embajador de Honduras en México hace como cuatro años porque Honduras apoyó simbólicamente a México. Y él dijo “Esta es una tierra sagrada”, le dijo al gobernador Rubén Moreira y él dijo que iba a hacer una declaratoria de campo histórico. El Gobernador se interesó pero no se hizo nada”, manifestó.

Memoria. En el aniversario de la batalla histórica, se recrean las escaramuzas bélicas y se reviven a los héroes. / Archivo

BUSCAN CREAR CONCIENCIA
Pese a que el escenario de la batalla de La Angostura no he recibido el valor debido, Carlos Recio en conjunto con quienes integran el patronato que fundo el Museo dedicado a este combate, siguen en busca de crear conciencia en entre los saltillenses y la población sobre el significado que el lugar tiene para la historia de la ciudad. 

“Yo una vez comentaba en el patronato que había que proponerle al gobierno que la carretera la desvíen al otro lado del cerro, no en ese sitio, que claro es súper complicado porque a ellos lo que les interesa es ahorrar dinero pero al fin de cuentas sí es realizable pero es difícil que nos hagan caso.