ESPECIAL
Los padres de familia también han manifestado que existe confusión en los horarios dispuestos para la programación televisiva de los contenidos educativos, debido a que hubo cambios sin previo aviso y a que algunos de ellos siguen sin poder configurar los canales

Hace una semana inició del ciclo escolar 2020 2021 de manera remota en el país a través de internet y televisión, en medio de la emergencia sanitaria que se ha extendido en Coahuila por cinco meses, sin embargo, esta modalidad representa para maestros, alumnos y padres de familia un reto significativo para la ejecución de los programas educativos y las clases digitales.

A lo largo de la primera semana en redes sociales se observó un sinfín de quejas de padres de familia que no pudieron acceder al sitio en línea del programa Aprende en Casa II de la Secretaría de Educación Pública (SEP), o en su caso que demoraba demasiado tiempo para cargar la página.

Por otro lado, los padres de familia también han manifestado que existe confusión en los horarios dispuestos para la programación televisiva de los contenidos educativos, debido a que hubo cambios sin previo aviso y a que algunos de ellos siguen sin poder configurar los canales por los que se indicó se llevarían a cabo en las clases.

LAS CIFRAS NO MIENTEN

Esto último de acuerdo a una encuesta realizada por VANGUARDIA, en la que participaron poco más de 150 padres de familia, y que ha derivado en el retraso de los ejercicios que deben elaborar los menores para cumplir con sus tareas, pues el 23% de los encuestados señaló no poder sintonizar los canales.

Otro tanto sostuvo que la señal en sus colonias es pésima, o mala, por lo que han debido interrumpir las clases de los niños para tratar de sincronizar de nueva cuenta los televisores y pierden por lo menos media hora entre clase y clase.

En los hogares de Saltillo en promedio se cuenta con dos televisores por casa y un buen porcentaje refiere tener como máximo cuatro niños en casa, por lo que se torna complejo proveer a cada menor con un dispositivo electrónico.

Aunado a ello, las madres de familia manifestaron que en su mayoría son quienes supervisan las clases de sus hijos y deben combinar la escuela en línea o remota, con las quehaceres del hogar como la limpieza, el cuidado de adultos mayores y la atención al resto de los miembros de la familia.