Luis María Aguilar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
El titular del Poder Judicial de la Federación puntualizó que es indispensable que la sociedad vea a sus autoridades de justicia como sus principales aliados contra la delincuencia

La fuerza sin ley que la respalde es mera violencia, pero también la ley sin fuerza que la haga valer es letra muerta, así lo advirtió el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar al recibir al secretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos y al titular de Secretaría de Marina, Vidal Francisco Soberón.

Al firmar un convenio de colaboración con ambas dependencias federales, el titular del Poder Judicial de la Federación puntualizó que es indispensable que la sociedad vea a sus autoridades de justicia como sus principales aliados contra la delincuencia, pues, dijo, el escepticismo ciudadano en este rubro no ha sido producto de un malentendido, sino de una realidad profundamente insatisfactoria.

"Lo que quiere nuestro pueblo es tranquilidad en las calles y cero impunidad en las sedes judiciales y ministeriales; quiere eficacia en el combate a la delincuencia con pleno respeto a sus derechos por parte de cualquiera de sus autoridades”, señaló.

La fuerza sin ley que la respalde es mera violencia, pero también la ley sin fuerza que la haga valer es letra muerta, así lo advirtió el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar al recibir al secretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos y al titular de Secretaría de Marina, Vidal Francisco Soberón.

Al firmar un convenio de colaboración con ambas dependencias federales, el titular del Poder Judicial de la Federación puntualizó que es indispensable que la sociedad vea a sus autoridades de justicia como sus principales aliados contra la delincuencia, pues, dijo, el escepticismo ciudadano en este rubro no ha sido producto de un malentendido, sino de una realidad profundamente insatisfactoria.

"Lo que quiere nuestro pueblo es tranquilidad en las calles y cero impunidad en las sedes judiciales y ministeriales; quiere eficacia en el combate a la delincuencia con pleno respeto a sus derechos por parte de cualquiera de sus autoridades”, señaló.

Archivo

En su mensaje el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal explicó que si un juez libera a un acusado como consecuencia de violaciones a sus derechos o al debido proceso, “desgraciadamente genera en la percepción pública el descrédito de todas las instituciones de justicia, pero no es opción convalidar actuaciones contrarias a la Constitución y violatorias de derechos fundamentales”.

Aguilar Morales reiteró que es una situación grave e indeseable que los jueces, al velar por el respeto de la Constitución y los derechos humanos, sean percibidos por la sociedad como generadores de la impunidad y, en esa medida, “como tributarios de la perpetuación de la delincuencia”.