Foto: Especial
Inspirados en cosas que en México son muy comunes, algunas conocidas firmas han sacado al mercado su propia versión de esos objetos pero con marca y precio desorbitado

Hace algunas semanas se viralizó a través de redes sociales una “esponja de luffa” que vendía Zara Home por 299 pesos. Hasta ahí todo bien, pero al ver la imagen de la esponja, la gente vio que se trataba del tradicional zacate que se puede comprar en cualquier mercado del país y a mucho menor precio -y apoyando el mercado local-.

En el sitio de la tienda de Grupo Inditex incluía descripción de uso del producto, “Esponja corporal de luffa, se puede utilizar con o sin jabón. Humedecer y aplicar un suave masaje realizando movimientos circulares. Limpian profundamente la piel y la dejan suave y lisa”.

Esta no es la primera vez que esta tienda intenta 'glamourizar' objetos que en México son cotidianos y por lo tanto, económicos. Ya en julio del año anterior, lanzó al mercado un bolso para las compras -ahora que las tiendas ya no dan bolsas de plástico- y este resultó ser uno coincidentemente similar a la tradicional red para el mandado que desde hace décadas usaban las abuelas.

A su bolsa de la colección de verano, Zara la llamó, “bolso shopper rayas” y tenía un costo de 649 pesos, precio que igualmente generó reacciones y comentarios, pues esta red se compra en mercados por 50 pesos.

En aquella ocasión incluso, la directora de la Red de Artesanos y Productores Manos Creativas, Magdiel Montalvo, sostuvo que una bolsa tradicional no es un objeto artesanal, por lo cual no se podía hablar de un plagio y ante la controversia, Zara eliminó la bolsa de su sitio.

Pero en 2019 la prestigiosa firma del diseñador Michael Kors lo hizo también. Sí, como parte de su colección de Primavera, llamada alusivamente 'Baja', presentó una especie de poncho/sudadera tejido en color gris con negro, que al darse a conocer, los usuarios identificaron en México como un diseño por demás parecido a la clásica sudadera de jerga y que, nuevamente, se puede adquirir en los mercados del país. Aunque con precios totalmente abismales, el de Michael Kors costaba 995 dólares, es decir, 20 mil pesos, mientras que la versión nacional puede costar entre 150 y 250 pesos.

A lo mejor el costo, además de la marca, tenga que ver con el hecho de que el producto que se hizo para la colección del diseñador se confeccionó con algodón y casimir, traído de Italia.

Foto: Tomada de Facebook

Esta no es la primera vez que clásicos productos mexicanos sirven de inspiración a marcas reconocidas y luego, con sus versiones libres llenan las redes sociales de comentarios controvertidos.

Antes lo hizo la cadena española de ropa Mango, al sacar en 2017 una sudadera inspirada en los tenangos, diseños originales de Tenango de Doria, en Hidalgo y que se distinguen por plasmar en bordado la flora y fauna de su estado.

Su precio original era 49.99 euros, es decir 1199 pesos, aunque ahora solo está disponible en la tienda Outlet y se puede adquirir por 5 euros, o sea por 119. 95 pesos.

Muestras hay muchas más, pero evidencian que más que inspiración, las grandes marcas a veces eligen un camino que es sólido porque pertenece a la tradición popular, que no al negocio.

Foto: Especial