11 toneladas de TNT contiene la ‘madre de todas las bombas’. Foto: AP
Un portavoz del Ministerio de Defensa afgano había dicho que habían muerto 36 tras el bombardeo

EL CAIRO.- El grupo terrorista Estado Islámico negó a través de la agencia de noticias Amaq que se registraran muertos o heridos en sus filas por el ataque de EU ayer con la más potente bomba no nuclear en la provincia oriental afgana de Nangarhar.

En un comunicado la agencia afiliada a los extremistas aseguró que no hubo “ningún muerto ni herido tras el ataque estadounidense en Nangarhar con un misil de tipo GBU-43/B”, citando a una fuente no identificada.

Anteriormente, un portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Muhammad Radmanish, dijo que al menos 36 miembros del EI murieron por el bombardeo, que destruyó además una importante instalación de la organización radical.

El jefe del contingente estadounidense en Afganistán, el general John Nicholson, había asegurado que se habían contabilizado 36 muertos del EI.

Asimismo, explicó que el objetivo del bombardeo era acabar con un complejo de túneles, cuevas y búnkeres en el distrito Achin de Nangarhar, que el EI utilizaba como una base de operaciones.

El Pentágono difundió ayer el vídeo del momento en que la bomba GBU-43, la mayor no nuclear del arsenal estadounidense, impactó en la ladera de una montaña en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar.