Tomada de Internet
Supuestamente habían secuestrado a la figura de la Triple A

La Parka, uno de los elementos más populares de la Triple A, vivió momentos de angustia cuando fue víctima de extorsión por un supuesto grupo criminal. 

El gladiador participó en la Unidad Deportiva Municipal de Guaymas, Sonora y al terminar la función se trasladó al hotel con su familia donde recibió una llamada que lo amenazó si no seguían las instrucciones que le daban. 

La Parka, con tal de proteger a su familia, se registró en otro hotel que le señalaron los delincuentes y posteriormente le llamaron a otro luchador para comunicarle del secuestro del elemento de la Triple A y sus dos hijos. 

Al otro luchador, del cual no se identificó, le exigieron un millón de pesos sin embargo, solamente contaba con 70 mil pesos.

La Unidad Estatal Antisecuestros no tardó en localizar al luchador y a sus hijos, haciéndoles saber que sus vidas nunca estuvieron en riesgo pero que fueron víctimas de extorsión.

Los números telefónicos de donde recibieron los mensajes tenían lada de estados como Coahuila y Baja California.