Diego Fernández de Cevallos, panista | Foto: Especial
El Senador Germán Martínez aseguró que él no puede señalar al ex Ministro Eduardo Medina Mora de haber cometido algún ilícito, sin embargo, acusó que al interior del Poder Judicial existen actos de corrupción, como el nepotismo, que deben ser erradicados

El Senador Germán Martínez Cázares confió en que la renuncia de Eduardo Medina Mora como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) servirá para que la cuarta transformación termine con la “escuelita” de corrupción iniciada por el panista Diego Fernández de Cevallos.

“Con lo que debemos acabar en la Cuarta Transformación, si deveras queremos igualar al país, es acabar con esa escuela de Diego Fernández de Cevallos que ayudaba a jueces para que, después, le ayudaran jueces con asuntos particulares”, dijo en entrevista durante el programa “Los Periodistas”, conducido por Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado en Radio Centro.

Martínez Cázares reiteró su apoyo al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el cual, dijo, está trabajando para eliminar la corrupción desatada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, mientras que el Senado de la República se encargará de corregir lo hecho por Emilio Gamboa.

“Nosotros tenemos una tarea relevantísima: desmontar la herencia de Emilio Gamboa Patrón en el Senado, así como López Obrador está desmontando la herencia maldita de Enrique Peña Nieto”, expresó.

Además, recordó que una de las principales promesas de la cuarta transformación consiste en erradicar la corrupción y separar los asuntos de Estado de los económicos, así como terminar con los privilegios que beneficiaban sólo a unos cuantos.

“Si algo se ofreció al pueblo de México es separar los negocios de la política, separar los asuntos públicos de los privados, acabar con los privilegios a la hora de ir a litigar, a la hora de ir a tocar las oficinas gubernamentales y concretamente las judiciales”, señaló.

Al ser cuestionado acerca de si la renuncia de Medina Mora servirá para deshacerse de la herencia de corrupción que dejó la administración anterior, el Senador insistió en que esta dimisión debe ayudar a eliminar injerencia de la política en asuntos jurídicos y empresariales.

“Debe desmontarse esa connivencia entre la política y el litigio, entre la política y levantar empresas, entre la política y generar riqueza a través de privilegios”, dijo.

Germán Martínez aseguró que él no puede señalar a Medina Mora de haber cometido algún ilícito, sin embargo, acusó que al interior del Poder Judicial existen actos de corrupción, como el nepotismo, que deben ser erradicados.

“Yo no lo culpo ni lo incrimino, porque no ha dicho nada en su renuncia, pero hay un pendiente grande de reformar el Poder Judicial, hay un pendiente grande de corrupción en el Poder Judicial, hay allí nepotismo, hay adscripciones, es decir, permanencias y movimiento de jueces a contentillo de litigantes y eso debe acabarse. Esa escuela debe acabarse”, aseveró.

Ante la pregunta de si el caso Medina Mora podría convertirse en el primer paso para reformar el Poder Judicial, el Senador consideró que esta situación no debe utilizarse para linchar a una sola persona, sino para que la justicia se ponga al servicio de los mexicanos.

“Se necesita una gran sacudida al Poder Judicial. La mayoría de los jueces federales son buenos y hay carrera judicial incipiente que hay cuidar. Pero también le ha metido la mano a mover jueces cuando vienen resoluciones que no les convienen, cambiarlos de sede de algunos litigantes. Esa escuelita que conozco muy bien la verdad es que debe terminar”, insistió.

“Esta renuncia debe servir positivamente no para quemar en la hoguera a una persona, sino para institucionalmente darle una sacudida el Poder Judicial y que éste se ponga al servicio de las garantías constitucionales de los mexicanos”, puntualizó.

Finalmente, Germán Martínez reiteró que este tipo de acciones son parte de una “escuelita” iniciada por el panista Diego Fernández de Cevallos, a quien acusó de dar órdenes a los jueces, así como buscar favorecer a familiares con las resoluciones.

“No es sólo de él, es de una manera de litigar con privilegios, de litigar sin límites, de litigar sin rubor, de darle órdenes a los jueces, de hacer sentencias fuera de los juzgados, de favorecer familiares y eso debe acabarse. La gente votó por eso”, finalizó.