Fotos: Vanguardia
La disculpa pública fue encabezada por la Secretaria de Gobierno, Olga Sánchez Cordero, frente a autoridades, padres y familiares de los jóvenes

A nueve años de la tragedia que se publicó en la mayoría de los medios del norte del país con la versión oficial de las autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional, este martes el Gobierno Federal  cumplió con su cita para ofrecer una disculpa pública al caso Jorge y Javier, los dos estudiantes de excelencia que fueron asesinados a manos del ejército a las afueras del Tecnológico de Monterrey en marzo del 2010 argumentando falsamente que los jóvenes “eran sicarios”.

La disculpa pública fue encabezada por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, frente a autoridades de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la SEGOB, la CNDH, la CEAV, la Sedena, el Tecnológico de Monterrey Frente a Rosa Elvia Mercado, Joel Medina, Hayde Verdugo y Aurelio Arredondo, padres y familiares de los jóvenes.

Posteriormente, Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, fueron recordados con una semblanza en particular, donde se recordaron las etapas de su vida, la dedicación en sus actividades, los reconocimientos que se les habían hecho y los recuerdos que tenían sus familiares y amigos sobre su compañía.

El inicio de la ceremonia, dio inicio con la voz del presidente del Tecnológico de Monterrey, Salvador Alba Gómez, quien reconoció que este ha sido sin duda, uno de los eventos más dolorosos de los 75 años de vida del Tecnológico de Monterrey, y lamentó que en las horas iniciales, su institución haya comunicado la información ilegítima que vertieron las autoridades sobre el caso.

“Este paso en búsqueda de la verdad y justicia es sin duda un avance fundamental para que México alcance su máximo potencial en paz y armonía”, expresó reconociendo a quienes hicieron posible la ceremonia.

Al hacer uso de la voz, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, manifestó que este fue un caso que se empantanó ante las instituciones impartidoras de justicia, y en el cual se acreditó la arbitrariedad de las instituciones públicas de Nuevo León, la Sedena, y las de Procuración de Justicia para llegar a la verdad.

“Existió también incumplimiento de la función pública, violación al principio de legalidad y seguridad jurídica; además a las autoridades por la manipulación del lugar de los hechos, y por colocarles Armas sobre sus cuerpos”, expresó detallando que todos los funcionarios públicos que revictimizaron a los padres de los jóvenes tienen responsabilidad sobre las faltas de legalidad y justicia que debieron asumir.

“Los familiares, y padres lucharon ante la adversidad, contra el trato indigno y buscaron siempre el decoro para los jóvenes y para ellos mismos”, expresó Sánchez Cordero.

“Les ofrezco una disculpa pública, por el daño a la imagen, el honor, derivadas por las falsas acusaciones del Estado Mexicano”, manifestó la Secretaria.

Reconoció, que los padres de Jorge y Javier, no únicamente se enfrentaron al dolor de la pérdida de sus seres amados, sino que además, se enfrentaron a autoridades indolentes, en una época de violencia atroz y generalizada.

Rosa Elvia Mercado, madre de Jorge Mercado, narró que encomendada a Dios, junto con su esposo Joel Medina, en septiembre del 2015 tomaron la decisión de acudir a la Ciudad de México a revisar el expediente en poder de la federación, y fue ahí donde se dieron cuenta que el asesinato de Jorge y Javier no había sido por error.

“Fue hasta ese entonces que nos dimos cuenta cómo acabaron con la vida de Jorge y de Javier, y nos quedó más que claro que no fue error, que no fue fuego cruzado, sino que los habían ejecutado a sangre fría. Y no conforme con eso los golpearon, los arrastraron, les robaron su identidad y aún más infamemente declararon que eran sicarios”, expresó.

Recordó el momento en que se notificó que el caso se consignaría en la ciudad de Monterrey, pero por órdenes superiores se canceló el compromiso.

“A partir de esa fecha todo se complicó en el contacto con las autoridades, desde el Subprocurador, directores generales, particulares y el propio personal de la visitaduría. Se escondían y hacían promesas que jamás cumplieron; nos traían de un lado a otro”, expresó.

La madre de Jorge, agradeció a quienes han permanecido a su lado en la lucha, como lo son el ahora colectivo “Todos Somos Jorge y Javier”, y a Alberto Arnaut, director y staff del documental “Hasta los Dientes”, que hace alusión a la declaración que se publicó en los medios sobre que los jóvenes “iban armados hasta los dientes”, y que a su vez recupera las memorias sobre la imagen de excelencia social, académica y familiar que los jóvenes de 23 y 24 años tenían en su vida diaria.

También, manifestó su agradecimiento con las autoridades de averiguaciones previas, de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y en general, de todos quienes en el tiempo que lleva el caso, aún sin resolver por completo, pusieron de su disposición y profesionalismo con la intención de defender la memoria de los estudiantes. 

“Que estos casos no volviesen a suceder, porque hay muchos inocentes que no han recibido justicia. Nunca más otro caso Jorge y Javier”, agregó Aurelio Arredondo, padre de Javier por otro lado.

En la recomendación 45/2010, la CNDH acreditó que Jorge Mercado y Javier Arredondo, en efecto, no portaban armas como habían dicho las autoridades que se las plantaron y alteraron la escena del crimen, ni tampoco eran miembros de la delincuencia organizada como presentó la Sedena en su informe sobre los hechos de la madrugada del 19 de marzo del 2010 en la capital de Nuevo León.

“Jorge y Javier no eran crimínales, eran estudiantes, no merecían ni debían perder la vida en las circunstancias en que lo hicieron. Es claro, que esta disculpa no constituye por sí misma una reparación integral del daño que causó la actuación indebida de los servidores públicos de la Secretaría de Defensa Nacional, la entonces PGR y el Gobierno del Estado de Nuevo León, pero reivindica sus nombres y plantea el compromiso de las autoridades en el sentido de que actos semejantes no se repitan con posterioridad”, expresó el presidente de la CNDH, Luis González Pérez.

Por otro lado, el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Sergio Jaime Rochín del Rincón, reiteró el compromiso del Gobierno para subsanar las demandas solicitadas del caso ante esta instancia.

“No habían sostenido un arma en su vida. Eran el orgullo de su familia y de sus amigos, no estaban en el lugar equivocado, en el momento equivocado; estaban en su escuela con la dedicación y el empeño que habían dedicado al estudio en su vida”, expresó el presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

De acuerdo con el abogado del caso, al día de hoy, existen tres personas exmilitares que están siendo procesadas en el caso, dos están prófugos y uno más en calidad de desaparecido, y afirmó que será entre un año y medio y tres años cuando se estima los tres ya procesados puedan ser sentenciados.