Carlos Emiliano. A través de In Lak’ Ech promovió la ideología de Keith Raniere, fundador de Nxivm, grupo acusado de manipular a sus seguidores. / Cuartoscuro
La secta secreta fue creada supuestamente para empoderar a las mujeres, pero en realidad las sometía y explotaba sexualmente.

CDMX.- Un reportaje del diario estadounidense The New York Times reveló los entretelones de una secta que maltrata mujeres: Nxivm, con sede en Albany, un condado de NY, cuyos postulados inspiraron a Carlos Emiliano Salinas Occelli a encabezar una organización afín en México.

Firmada por Barry Meier, la investigación publicada el martes detalla que la secta secreta, cuyo líder es Keith Raniere, fue creada supuestamente para empoderar a las mujeres, pero en realidad las sometía y explotaba sexualmente.

Para ser admitidas, las aspirantes eran obligadas a entregar a los reclutadores fotografías de ellas desnudas, a modo de “garantía” para mantener en secreto al grupo. Si revelaban su existencia, éstas eran difundidas públicamente.

De igual forma, a las reclutadas -de entre 30 y 40 años- las obligaban a hacerse una especie de tatuaje o marca cauterizada debajo de la cadera. 

Según la investigación, tanto la secta como Raniere, de 57 años, han estado en el ojo del huracán durante varios años, ya que exmiembros lo han descrito como un hombre que manipuló a sus seguidores, tuvo relaciones sexuales con ellos e instó a las mujeres a seguir dietas estrictas para lograr el tipo de físico que consideraba atractivo.

In Lak’ Ech por la Paz
En México, Salinas Occelli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, coordina In Lak’ Ech por la Paz, una iniciativa ciudadana que, según su página de internet, se basa en los postulados de Raniere para “restablecer la paz en México a través del fortalecimiento de la sociedad civil”.

Esta ONG fue dada a conocer en 2008, y a través de ella se difundió a Nxivm y a su gurú internacional en jefe.