AP
El cuadro de Jürgen Klopp alcanza su sexta 'Orejona', en un partidazo de Allison Becker y unos Spurs que tuvieron a Son como su gran figura

No fue Mohamed Salah ni Sadio Mané.

No fue Harry Kane ni Christian Eriksen.

Las figuras de la Final de la Champions League fueron Allison Becker y Son Heung-Min pero, al término de los 90 minutos, sólo el brasileño pudo alzar la "Orejona".

AP

Con un gran partido del arquero brasileño, el Liverpool fue campeón por sexta ocasión de la máxima liga de Europa tras vencer 2-0 al Tottenham.

Y es que los Spurs se murieron de nada.

AP

Fue hasta el minuto 72 cuando el cuadro de Mauricio Pochettino hizo su primer disparo al área, tras una gran jugada de Harry Kane y Son, que terminó en un espantoso disparo de Delle Ali.

Los que sí pudieron lapidar todo fueron el "Faraón" y el joven delantero belga, Divock Origi.

AP

No había pasado ni el minuto en el encuentro, cuando el silbante central marcó un penal que al 2', fue perfectamente ejectuado por Salah para hacer el 1-0.

Y es que, en el duelo que terminó siendo una especie de tributo por el fallecimiento de José Antonio "La Perla" Reyes, se sintió una especie de confusión pues ni Pochettino ni Jürgen Klopp salieron con las dos figuras que les dieron el pase a la Gran Final: Locas Moura de un lado y Origi del otro.

Fue cuando entraron este par de titanes, cuando el partido comenzó a dar la sensación de que era una disputa por la "Orejona".

AP

Después de un par de grandes tapadas de Allison al "crack" coreano Son, un tiro de esquina llegó desde el extremo derecho para que Moura pusiera un tiro que el mismo guardameta carioca sacara hacia un lado.

Y como dicen por ahí "el que perdona pierde".

AP

Tras un gran contragolpe, Divock tomó la de gajos y con frialdad de un delantero élite colocó el esférico al poste contrario de Hugo Lloris para hacer el 2-0 que hiciera a Klopp, por fin, levantar la Champions League.

Todavía Son se dio el lujo de errar, tras un mal remate de cabeza, el gol que podría haber emparejado un poco el duelo, pero que no sucedió.

AP

El "You'll Never Walk Alone" se escuchó al unísono en los últimos 10 minutos del partido, tomando en cuenta el tiempo complementario.

La sexta "Orejona" estará en la vitrina de uno de los mejores equipos de Inglaterra en los últimos años y los Reds podrán respirar tranquilos tras haber caído en la Premier League más peleada y haber conquistado la Liga de Europa más atractiva de los últimos tiempos.

AP