Destacan. La pantalla Onyx Cinema tenga una vida útil de 11 años, manteniendo una operación de 15 horas diarias. Foto: Especial
Samsung quiere ‘jubilar’ a los proyectores por medio de su más reciente avance llamado Onyx Cinema

CDMX.- Samsung quiere evolucionar las salas de cine, y de paso “jubilar” a los proyectores por medio de su tecnología Onyx Cinema que poco a poco está siendo adoptada en varias partes del mundo, incluido México.

El objetivo es colocar en la sala de cine una pantalla LED para ofrecer una buena calidad de imagen e inmersión. En un inicio la pantalla tenía 10 metros de ancho, pero respondiendo a la demanda de la industria ahora está disponible en 14 metros.

Esto porque tiene una resolución 4K y una tecnología llamada Onyx VIEW que ofrece un mayor detalle de las imágenes al brindar mejor brillo, contraste, espectro de color y negros en comparación a un proyector.

Por ejemplo, el brillo máximo que alcanza Onyx Cinema es de 88 pie-lambert, casi seis veces más que un proyector estándar.

“Ofrece 10 veces más luminosidad que una sala tradicional de cine, hay más contraste y es una experiencia más inmersiva”, dijeron los expertos de Samsung durante el Tech Summit 2019.

También tiene una tecnología llamada Onyx SOUND que optimiza y sintoniza el sonido para que se adapte a la pantalla LED. Para esto se requieren varios altavoces basados en la tecnología de JBL cuya colocación depende del tamaño de la sala de cine.

LA ADOPCIÓN

Se estima que una pantalla Onyx Cinema tenga una vida útil cercana a los 11 años, teniendo una operación de 15 horas diarias, y sirve no sólo para mostrar películas, también puede transmitir eventos en directo como conciertos o torneos de deportes electrónicos.

En América Latina hay cines con estas pantallas en Colombia, Brasil y México, en este último se ubica en la Ciudad de México en Cinépolis VIP Perisur y transmitió todos los partidos en vivo de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.

ENTÉRESE>  Ofrece 10 veces más luminosidad que una sala tradicional de cine, hay más contraste y es una experiencia más inmersiva.