Internet
El agua arrastró vehículos y causó destrozos en viviendas y establecimientos comerciales

PALMA DE MALLORCA, ESP.- Diez personas murieron y un niño de cinco años sigue desaparecido en la isla de Mallorca (en el Mediterráneo español) debido a los desbordamientos y riadas causadas este martes por las persistentes lluvias torrenciales, informó este miércoles el Servicio de Emergencias.

Hasta 232.8 litros de agua por metro cuadrado cayeron en apenas dos horas en la comarca isleña de Levante, lo que provocó también cuantiosos daños materiales.

Grandes cantidades de fango, cañas y maleza se acumularon en las calles de las localidades afectadas, donde el agua arrastró vehículos y causó destrozos en viviendas y establecimientos comerciales.

 

 

Estas inundaciones constituyen una de las tragedias más graves causadas por lluvias en los últimos 25 años en España.

Treinta y siete personas recibieron atención sanitaria, de las que dos permanecieron hospitalizadas.

El menor que desaparecido iba con su madre en un automóvil cuando les sorprendió la riada en Sant Llorenç, la localidad de la zona más perjudicada. La mujer murió, aunque antes pudo salvar a otra hija, de unos ocho años.

Unas 630 personas entre militares, policías, bomberos, psicólogos y personal de emergencias trabajaban sobre el terreno en la zona afectada.

El Ejército español desplazó hasta Mallorca 100 efectivos, ocho vehículos, una embarcación, tres helicópteros y tres perros de rastreo.

 

Internet

Cinco carreteras se mantuvieron cortadas, un puente se derrumbó y otro resultó dañado, informaron las autoridades de las islas Baleares.

El Gobierno regional balear decretará tres días de duelo y pedirá al Ejecutivo español la declaración de zona catastrófica.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se desplazó al lugar para asegurar que se van a disponer “todos los recursos” con el fin de que los damnificados puedan recuperar el día a día a la mayor brevedad posible.